180 años del estreno de Un giorno di regno (05-09-2020)

Si hablamos de Giuseppe Verdi, pensamos en un gran compositor dramático, ajeno al mundo de la ópera buffa que todavía era común al comienzo de su carrera. De hecho, al margen de la tardía “Falstaff” (obra muy evolucionada y por tanto discutiblemente definible como “opera buffa”), Verdi sólo había compuesto una ópera de este género, “Un giorno di regno”, la segunda de sus obras. Aprovechando el 180º aniversario de su estreno vamos a conocer su historia. 

Tras el éxito obtenido con su primera ópera, “Oberto“, Bartolomeo Merelli, empresario de La Scala, le ofreció a Verdi un contrato por otras tres óperas. La primera de ellas debía ser una ópera buffa que se estrenara en otoño de 1840. El libreto se le encomendó al célebre Felice Romani, habitual colaborador de Vincenzo Bellini. Pero entre las prisas y el poco interés por el proyecto, en lugar de escribir un libreto nuevo, Romani sólo adapta un viejo libreto suyo, escrito en 1818 para Adalbert Gyrowetz, “Il finto Stanislao”, basado en “Le faux Stanislas” de Alexandre Duval, obra escrita en 1801. Su argumento era por tanto del gusto del público de comienzos de siglo, pero quedaba ya lejos de los gustos del momento. 

Giuseppe Verdi trabaja en la ópera en medio de una situación difícil, ya que poco antes había perdido a sus dos pequeños hijos. Cuando ya estaba terminando esta nueva ópera pierde además a su esposa, Margherita Barezzi, que muere a los 26 años víctima de una encefalitis en junio de 1840. Abatido por la pérdida, Verdi consigue terminar a tiempo la ópera, que se estrena el 5 de septiembre de 1840 en la Scala de Milán. 

El estreno, pese a contar con solistas de cierta envergadura (Lorenzo Salvi era un tenor que había estrenado varias óperas de Donizetti, la mezzosoprano Luigia Abbadia acababa de participar en el exitoso estreno de “Il templario” de Nicolai y el barítono Raffaele Ferlotti, que debutaba ese mismo día en la Scala, había conseguido gran éxito ese mismo año en Venecia), la ópera fue un fiasco monumental, y no se realizó ninguna otra representación a parte de la del estreno. Se interpretó 5 años después en Venecia, con el título de “Il finto Stanislao”, con mejor éxito, y hubo alguna otra representación en Italia en años siguientes, pero nunca consiguió asentarse en el repertorio. A día de hoy sigue siendo una de las óperas menos conocidas de Verdi. 

El fracaso, unido a su trágica situación personal, empujaron a Verdi a retirarse de la composición. Afortunadamente, cayó en sus manos el libreto de “Nabucco” y el resto ya es historia. 

Comenzamos ya el repaso del argumento de “Un giorno di regno”, dejando antes, como siempre, un enlace al libreto

La ópera comienza con una chispeante obertura, muy en la línea de las oberturas del comienzo de la carrera de Verdi, que escuchamos dirigida por Riccardo Chailly:

Comienza el primer acto de “Un giorno di regno”. Estamos en 1733 en Bretaña, en el castillo del Barone di Kelbar, cerca de Brest. Un grupo de invitados celebran las fiestas y banquetes que está dando el barone, ya que tiene como huésped a un rey. Escuchamos el coro inicial dirigido por Donato Renzetti:

Mientras, el Barone quiere casar a su hija Julietta con el Signor La Rocca, tesorero de Bretaña., quien se muestra satisfecho de la oferta, y más teniendo en cuenta que a la boda acudirá el Rey de Polonia, que es huéped del Barone. Escuchamos el dúo entre ambos con Sesto Bruscantini como Barone y Cristiano Dalamangas como La Rocca:

Delmonte, el escudero del Rey Stanislao de Polonia, y éste, cuando aparece, agradece al Barone la atención que le presta. Pide a los presentes que le traten como a un amigo más, mientras por dentro se rie de su credulidad (ya que no es Stanislao en realidad). Escuchamos la escena y la cavatina de “Stanislao” “Compagnoni di Parigi” con Alessandro Corbelli como Stanislao y Enzo Dara como el Barone:

“Stanislao” cuenta sus esperanzas de volver a Polonia de nuevo como Rey. Escuchamos su stretta “Verrà pur troppo il giorno” con Alessandro Corbelli:

En un recitativo seco (Un giorno di regno es la única ópera de Verdi que cuenta con recitativos secos) el Barone invita al Rey a la doble boda que se celebra al día siguiente; una, al de la hija del barone, Giulietta, con el tesorero, y la otra, la de la Marchesa del Poggio. El Rey se quita de encima a todos para así poder escribir al verdadero Rey pidiéndole que le libre de sus servicios, ya que de lo contrario él va a perder a su amante (la marquesa). Escuchamos el recitativo con Sesto Bruscantini y Renato Capecchi:

Llega entonces Edoardo, enamorado de Giuulietta, buscando la ayuda de Stanislao, pidiéndole que le deje acompañarle a Polonia para demostrar así su valía. El falso Rey le ofrece ser su escudero, lo que permite a Edoardo alojarse en el castillo, cerca de su amada. Todo es un plan del falso Stanislao para burlar al barone. Escuchamos el dúo con Renato Capecchi y Juan Oncina:

Ambos se van cuando aparece la Marchessa, que quiere empujar a su amante a dar la cara, por lo que va a fingir que acepta casarse con el tesorero. Su objetivo es el amor, no las riquezas. Escuchamos su aria “Grave a core innamorato” cantada por Fiorenza Cossotto:

Cambiamos de escena: en el jardín del castillo, un grupo de mujeres recogen flores para la próxima boda, felicitando a Giulietta. Ella oculta su dolor, ya que suspira por Eduardo. Pero como al final todas la ven triste, ella confiesa su negativa a casarse con el viejo tesorero. Escuchamos su aria Non san quantìo nel petto” cantada por Eva Mei:

Llega el barone acompañado del tesorero a buscar a Giulietta, a la que ven triste. Aparece entonces el falso Stanislao y presenta a su nuevo escudero, que es Edoardo, el sobrino del tesorero, quien se muestra sorprendido por la elección. Pide entonces consejo militar a ambos, para así dejar a los dos amantes solos, aunque el tesorero no quiere dejarlos. Los amantes disfrutan juntos ante la vista del desesperado tesorero. Llega entonces la Marchessa, quien no está al corriente de que su amante, el Caballero Belfiore, está haciendo el papel del Rey Stanislao, por lo que éste quiere desaparecer de su vista, aunque no lo consigue. Aún así, consigue disimular, aunque duda de su identidad. La marchessa quiere ayudar a Giulietta y Edoardo, pero está preocupada. Escuchamos el quinteto y posterior sexteto:

Cambiamos de escena. En una galería del castillo, el falso Rey le promete un puesto en la corte y un matrimonio ventajoso al tesorero, quien acepta. Una vez solo, el tesorero busca la forma de librase de su compromiso con Giulietta, así que cuando llega el contentísimo Barone, tras titubear, le dice que no puede casarse con su hija por el puesto que le ofrece el Rey, lo que provoca un enfrentamiento entre ambos. Escuchamos el dúo con Bruscantini y Dalamangas:

Todos llegan con el escándalo. La marchessa propone que Giulietta se case con Edoardo, pero el Barone rechaza a cualquier Kelbar. Llega entonces el falso rey, y tanto el barone como el tesorero quieren exponer su visión del problema, pero Stanislao les hace callar a ambos y les obliga a olvidar el problema. Escuchamos el sexteto final del primer acto de “Un giorno di regno”:

Comenzamos el segundo acto de “Un giorno di regno”. Estamos en una sala en el interior del castillo. Los criados están sorprendidos de que se hayan cancelado las bodas, aunque como los nobles cambian tan fácil de humor, cualquier cosa es posible. Edoardo les cuenta que por fin va a poder casarse con su amada, olvidando así su dolor pasado. Escuchamos su aria “Pietoso al lungo pianto” (que incluye uno de los pocos Do4 o Do de pecho escritos por Verdi) cantada por Ugo Benelli:

Cuandolos sirvientes se van, aparecen el falso Rey, el tesorero y Giulietta; le eexplican a “Stanislao” que el Barone se niega a que Edoardo y Giulietta se casen por la pobreza de éste, por lo que el rey le convence al tesorero de que ceda a su sobrino un castillo y una renta anual, y éste acepta. El tesorero se queda solo cuando llega el Barone, que quiere enfrentarse a él. Escuchamos el dúo entre ambos con Domenico Trimarchi y Giuseppe Taddei:

Cambiamos de escena. En otro lugar del castillo se encuentran la marchesa y su amante, el caballero/falso rey. Ella está enfadada pensando que él la está engañando, y por eso le dice que no le quiere como esposo, pero ambos saben que está fingiendo. Escuchamos el dúo de ambos con Alessandro Corbelli y Krystyna Rorbach:

Llega el Barone diciéndole a la Marchessa que el conde con el que quiere que se case llegará pronto, y ella dice aceptar, ya que ha sido rechazada por el caballero. El caballero dice que su amante va a luchar por ella, y entonces ella le pide que se muestre y le pide perdón, ya que todo su objetivo es que él revele su identidad. Pero como no lo consigue, se prepara para casarse con el conde, para terror del caballero. Escuchamos el aria “Si mostri a chi l’adora” cantada por Fiorenza Cossotto:

Se queda solo Stanislao cuando llegan Giulietta y Edoardo. Él le informa que tiene que irse con el Rey, ya que es su escudero, pero ella se enfada, le pide que se quede y si no lo hace se dispone a pedírselo al Rey:

En otra sala del palacio, la Marchessa se dispone a casarse con el Conde, pero el Caballero/falso Rey le dice que tiene que irse y que el Conde debe acompañarlo, frustrando así los planes de la Contessa. Llega entonces Delmonte con un mensaje que el falso Rey lee para él. Lleno de alegría, dice que antes de partir debe ver la boda entre Giulietta y Edoardo, a lo que el Barone accede por ser deseo del Rey. Entonces informa del contenido de la carta: el verdadero Rey Stanislao ya ha sido coronado en Polonia, por lo que él puede dejar de hacer su papel; a cambio de sus servicios recibe el título de mariscal. Revela su verdadera identidad, el Caballero Belfiore y se abraza con la Marchessa. Las dos parejas pueden ser felices para frustración del Barone. Escuchamos así el final de “Un giorno di regno”:

Terminamos así el repaso a la única ópera buffa de Verdi, “Un giorno di regno”, que, por su poco interesante discografía, no nos permite terminar con el habitual reparto ideal. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.