Centenario del nacimiento de Michael Anderson (30-01-2020)

Puede que su nombre no sea especialmente sonado, pero alcanzó un cierto prestigio entre los años 50 y 70, dirigiendo un puñado de films bastante recordados. Hoy, cuando se cumplen 100 años de su nacimiento, recordamos al director cinematográfico británico Michael Anderson. 

Michael Joseph Anderson nació en Londres el 30 de enero de 1920 en el seno de una familia fuertemente vinculada al teatro, ya que sus padres, Lawrence y Beatrice, eran actores de teatro, como también lo había sido su tía-abuela, Mary Anderson, conocida por haber sido una de las primeras intérpretes shakesperianas en Estados Unidos antes de trasladarse a Inglaterra tras casarse, y que regresó a la interpretación en la época del cine mudo bajo el nombre de Mary Navarro. No es de extrañar así que en 1936, con 16 años, entre a trabajar en los británicos Estudios Elstree, primero en labores de producción y, a partir de 1938, como asistente de dirección, además de trabajar ocasionalmente como actor. 

En 1939 se casa con Betty Jordan, con quien tiene 5 hijos, entre los cuales se encuentra Michael Anderson Jr., nacido en 1943, que será un destacado actor juvenil en los años 60. 

Michael Anderson trabaja como asistente de director hasta 1942, colaborando con directores de la talla de Anthony Asquith, antes de servir en el ejército durante la II Guerra Mundial. Es en este momento cuando conoce a Peter Ustinov, con quien colaborará a su regreso del ejército en dos películas que dirige el propio Ustinov. Finalmente, en 1949, ambos escriben el guión de “Private Angelo”, comedia bélica que protagoniza el propio Ustinov y en la que Anderson figura por primera vez como director, junto al propio Ustinov. 

A partir de ese momento, Michael Anderson comienza a trabajar como director en solitario, si bien en sus comienzos no alcanzará mucho éxito. Hasta que, trabajando para la productora británica ABPC dirige la película bélica “Misión de valientes”, protagonizada por Richard Todd y Michael Redgrave (actor habitual en su filmografía), recordada sobre todo por algunas secuencias que se parecen mucho (demasiado) al episodio IV de Star Wars (serán por tanto un referente para George Lucas, entiendo):

En 1956 rueda la primera adaptación de la famosa novela de George Orwell “1984”, protagonizada por Edmond o’Brien y de nuevo con Michael Redgrave en el reparto: 

Mientras tanto, en Estados Unidos, le productor teatral de Broadway Mike Todd quiere dirigir una adaptación de la famosa novela de Julio Verne “La vuelta al mundo en 80 días”, pese a carecer de experiencia cinematográfica. Tras pelearse con el director original, John Farrow, contrata a Michael Anderson, impresionado por su trabajo en “Misión de valientes” y por recomendación de Noël Coward. Así, Anderson se estrena en Hollywood con una película de altísimo presupuesto, repleta de cameos y protagonizada por David Niven, Shirley McLaine y Cantinflas: 

Michael Anderson no podía estrenarse con mejor pie en Hollywood: la película gana el Oscar a mejor película y él mismo es nominado como mejor director (su única nominación). 

Pero Anderson regresa al Reino Unido, donde tiene pendiente terminar su contrato con la ABPC de rodar 5 películas: ya ha rodado 4, y en 1958 estrena la quinta, “Sombras acusadoras”, thriller de intriga protagonizado por Anne Baxter y Richard Todd: 

Michael Anderson todavía no regresa a Hollywood: en 1959 rueda “Luces de rebeldía”, drama irlandés ambientado en el conflicto del IRA contra el Reino Unido, protagonizado por James Cagney y Don Murray, en una película que destaca por sus peculiares enfoques de cámara, que a veces se convierten en los ojos de su protagonista, en especial en la escena en la que recibe una paliza de un oficial británico: los puñetazos se dirigen directamente a la cámara, para hacernos meternos más en la película:

Ese mismo año es contratado por la MGM para rodar un proyecto inicialmente pensado para Hitchcock, thriller naval protagonizado por Gary Cooper y Chartlon Heston, y con un casi debutante Richard Harris como villano de la función:

Su siguiente trabajo para la MGM, en 1960, es “Los jóvenes canívales”, drama inspirado en la vida de Chet Baker y protagonizado por Robert Wagner y Natalie Wood:

Y en 1961, Michael Anderson regresa al género del thriller con “Sombras de sospecha”, que empareja a Deborah Kerr con un Gary Cooper que tiene aquí su último papel: 

Su siguiente trabajo relevante tiene lugar en 1965: el film bélico “Operación Crossbow”, ambientado en la II Guerra Mundial y que cuenta con un reparto de lujo, encabezado por George Peppard, Sophia Loren y Trevor Howard

En 1963 se había publicado la novela “Las sandalias del pescador” del escritor australiano Morris West con gran éxito, por lo que en 1964 la MGM adquirió sus derechos para llevarla al cine. Cuando va a comenzar el rodaje, a finales de 1967, el director Anthony Asquid enferma de gravedad (morirá poco después, a comienzos de 1968), por lo que es sustituido por Michael Anderson. Pero la ambiciosa película, estrenada en 1968, que cuenta la historia de un Papa eslavo, Cirilo (interpretado por Anthony Quinn) que tiene que hacer frente a múltiples problemas, es un rotundo fracaso comercial:

Tras unos años sin trabajar, durante los cuales se casa por segunda vez, con Vera Carlisle, en 1969, Michael Anderson regresa a la dirección en 1972 con la cinta histórica “La Papisa Juana”, antes de dirigir en 1974 “Culpable sin rostro”, drama judicial ambientado en la India británica protagonizado por Michael York:

El último gran éxito de Michael Anderson llegará en 1976 con “La fuga de Logan”, historia futurista protagonizada de nuevo por Michael York y su antiguo compañero Peter Ustinov, además de darle un pequeño papel a su hijo Michael Anderson Jr., en una película rompedora en su época por su estética y sus efector especiales, que hoy resultan trasnochados:

En 1977 estrena “Orca, la ballena asesina”, protagonizada por Richard Harris y Charlotte Rampling, que fue un fracaso por sus similitudes con “Tiburón”:

Casado en 1977 por tercera vez, con la actriz canadiense Adrienne Ellis, se traslada junto a ella a Canadá en 1981, obteniendo la ciudadanía canadiense. Su carrera posterior se centra principalmente en el rodaje de miniseries para televisión, junto con alguna que otra película olvidable. De sus trabajos televisivos destacaremos, por su magnífico reparto, el telefilm “Yooung Catherine”, sobre la vida de Catalina la Grande de Rusia, protagonizado por Julia Ormond y Vanessa Redgrave:

En 1999 Michael Anderson estrena su última película, “Pinocho y Geppetto”, con Martin Landau interpretando al juguetero:

Pese a gozar todavía de un buen estado físico, Michael Anderson se retiró del mundo del cine. Finalmente, un fallo cardíaco acabó con su vida el 25 de abril de 2018, cuando contaba con 98 años. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.