Crónica: Eldar Nebolsin en Fundación Baluarte (15-12-2017)


La orquesta sinfónica de Navarra, dirigida por Juanjo Mena, traía un concierto dedicado íntegramente a Ludwig van Beethoven. No es el de Bonn un compositor al que he tenido muchas ocasiones de escuchar en vivo: la primera sinfonía suya que escuché en vivo fue la 1ª, luego he escuchado la 3ª (2 veces), la 9ª (otras dos veces) y en verano incorporé la 6ª. Y además tuve ocasión de ver su  4º concierto para piano (crónica aquí). Escuchar la magnífica 7ª sinfonía en vivo tenía su atractivo, aunque mayor era poder escuchar el 5º concierto para piano, lo único de la obra concertante de Beethoven que me apasiona (quizá por ser realmente el único concierto plenamente romántico de su obra), pero el principal motivo para ir a Pamplona a este concierto era tener por fin la ocasión de escuchar al pianista Eldar Nebolsin.




Antes de nada dejo un enlace del programa.

Ya he mencionado que el Emperador es una obra que me encanta. Combina ese virtuosismo tan característico de Beethoven con una vena poética no tan frecuente en su obra. Y quizá lo que más me sorprendió de Eldar Nebolsin fue que enfatizara mucho más el segundo aspecto frente al primero. No faltó, desde luego, exhibición de técnica y virtuosismo en, por ejemplo, esos acordes iniciales previos al ritornello orquestal introductorio, pero en cuanto la parte pianística comienza su verdadera andadura, ese virtuosismo dio paso a un magnífico uso del rubato, a un tecleo de enorme suavidad, en ocasiones apenas audible, como un leve susurro, a unos tempi razonablemente pausados… hubo momentos de pura magia, en los que la obra sonaba como a nueva para mis oídos. El virtuosismo tuvo de nuevo su lugar en el tercer movimiento, por supuesto (hablamos de Beethoven, un compositor tremendamente exigente con los músicos), pero en el primer y segundo movimientos fue la poesía, la magia, la fantasía la que se apropió del teclado.

Por desgracia, el acompañamiento de Juanjo Mena y la Orquesta Sinfónica de Navarra no acompañaba como era debido. Tempi rápidos que contrastaban demasiado con los elegidos por Nebolsin, falta de chispa o de poesía en la interpretación, algún desafine en los metales… aquello parecía un collage, una combinación de dos estilos que no encajan entre sí. En mi opinión, una lástima, porque en cuanto la orquesta sonaba, se acababa la magia.

Terminaba Eldar Nebolsin su participación con una propina, una Bagatella de Beethoven, por supuesto, de nuevo interpretada impecablemente.

Llegados ya a la segunda parte del programa, Juanjo Mena pareció sentirse más cómodo con la sinfonía del alemán. Los tempi elegidos fueron de nuevo más bien rápidos (al menos si los comparamos con versiones históricas, como la imprescindible de Furtwängler), siendo quizá de agradecer esos tempi en los dos últimos movimientos y no especialmente molesto en el primero.  Por el contrario, el segundo movimiento sí me resultó en exceso rápido, perdiendo esa poesía que tiene el que para muchos es el mejor movimiento lento de las sinfonías de Beethoven. La orquesta respondió con solvencia, salvo las trompas, que desafinaron notoriamente al final del primer movimiento. Fue en general una interpretación disfrutable, con sus más y sus menos.

Parece que estoy condenado a llevarme siempre una impresión agridulce de Juanjo Mena cuando se trata de Beethoven (cabe recordar su reciente “Fidelio” donostiarra); no recordaba, en cambio, que fue él quien dirigió aquellas inolvidables funciones del “Billy Budd” de Britten en Bilbao, que tanto me gustaron que fui dos veces. A ver si en futuras ocasiones mi impresión vuelve a ser tan favorable como aquella primera vez. Por el contrario, en el caso de Eldar Nebolsin, tal fue la sorpresa que me supuso escucharle, casi hasta el desconcierto (quizá porque me esperaba un pianismo mucho más extrovertido por su parte) que espero poder volver a verle para comprobar de verdad cuál es su estilo pianísitico; el de ayer fue más que satisfactorio, desde luego.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.