Donostia-San Sebastián, Capital europea de la cultura 2016

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Parecía que no llegaba, pero ya está aquí. Aunque no exenta de polémica, Donostia-San Sebastián fue la ciudad española designada para ser Capital Europea de la Cultura 2016 junto a la polaca Wroclaw. Y no podía haber mejor fecha para inaugurar oficialmente esta capitalidad que la fiesta de la ciudad, la tamborrada del 20 de enero, día de San Sebastián.




Lo primero de todo, qué es eso de Capital europea de la cultura, lo va a explicar mejor que yo este artículo de wikipedia, así me ahorro dar esas explicaciones históricas que no es lo que busca este post.

Aunque hay obviamente muchos más factores a tener en cuenta, el patrimonio monumental suele siempre influir en este tipo de eventos. Y a primera vista, Donostia-San Sebastián no tiene un gran patrimonio histórico-artístico que justifique su titulo de Capital europea de la cultura 2016. Pero esto no sea del todo cierto. En todo caso, cabría una pequeña explicación histórica al respecto.

Aunque la denominación Easo ha sido frecuentemente utilizada en la creencia de que la ciudad se alzaría sobre la antigua ciudad romana de Oiasso, hoy día sabemos que esta ciudad romana estaba en la desembocadura del río Bidasoa, en la actual Irún. Lo que sí sabemos es que para el siglo XI existía un monasterio, el Monasterio de San Sebastián, dependiente del navarro monasterio de Leyre. Con el tiempo, junto a él comienza a surgir un núcleo de población.

Pero el rey navarro Sancho VI el Sabio de Navarra necesita un puerto marítimo tras la pérdida del de Bayona, por lo que decide fundar una villa (la primera en territorio gipuzkoano) en el año 1180 (Vitoria la fundará el mismo rey un año después, mientras que Bilbao se fundó en 1.300, por lo que es la capital vasca más antigua). Pero será la única villa que funden los navarros en territorio gipuzkoano, ya que Alfonso VIII de Castilla conquista los territorios gipuzkoanos, y con él comienza la urbanización de la provincia, con numerosas fundaciones de villas bajo los Borgoña y algunas más con los Trastamara (siendo la última Oiartzun, fundada por Juan II en 1453). La urbanización tardía del territorio explica la ausencia de monumentos románicos en toda la provincia.

San Sebastián es un importante puerto comercial, pero los conflictos, la cercanía con el reino de Navarra y otros problemas hacen que el comercio se desplace hacia Bilbao, más seguro, u se convierte en una ciudad eminentemente militar, por lo que sufre graves incendios. El más famoso tiene lugar durante la guerra de independencia, cuando los ingleses queman toda la ciudad excepto la calle más próxima al monte Urgull para poder tomar el castillo, en manos de los franceses el 31 de agosto de 1813 (por ello esa calle que quedó se llama “31 de agosto”, por ser la única que sobrevivió al incendio). DE ahí que, con la excepción de los monumentos que encontramos en esa calle, toda la ciudad sea construida a partir del siglo XIX.

Comenzamos a hacer un repaso a los principales puntos de interés:

La calle 31 de agosto une las dos iglesias que se conservan de la parte vieja (la parte que ocupaba tanto la ciudad antigua como la reconstrucción de 1813, hasta la ampliación de 1863, cuando se derriban las murallas. La más antigua de ambas iglesias es la gótica iglesia de San Vicente, del siglo XVI:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”538″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Desde aquí parte la calle 31 de agosto, esa que fue la única que no se quemó en el incendio de esa fecha de 1813, y que nos llevará, en su otro extremo, a la Iglesia de Santa María del Coro. ES, por tanto, la calle más antigua de Donostia:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”539″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero en vez de continuar por esta calle, vamos a retroceder hasta la trasera de la iglesia de San Vicente y, dirigiéndonos hacia la falda del monte Urgull, nos encontramos con otro de los monumentos históricos más importantes de la ciudad, el convento dominico de San Telmo, construido en el siglo XVI en estilo gótico-renacentista por orden del secretario de Carlos I. Esta es su fachada:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”540″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y aquí el claustro, que se puede ver desde los caminos que ascienden a Urgull:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”541″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El convento es actualmente sede del Museo de San Telmo, con colecciones de bellas artes, arqueología y etnografía. Tras una importante reforma fue reinaugurado en el año 2011 y es el museo más importante de la ciudad.

Desde aquí tenemos dos opciones: podemos rodear el monte Urgull por el borde del mar a través del paseo nuevo, que nos lleva directos al puerto (cuidado si hay temporal, las olas tienen una gran afición a duchar a los paseantes…), o podemos ascender al propio monte y visitar los baluartes, galerías y el castillo que forman la fortaleza. Nosotros elegimos esta segunda opción, y tras subir escaleras y cuestas, entramos en la fortaleza por esta puerta:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”542″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Las vistas de la ciudad desde los distintos baluartes que nos vamos a encontrar en el recorrido son espectaculares, ideales para los aficionados a la fotografía, ya que podremos ver la ciudad desde todos los ángulos imaginables.

Antes de subir al castillo visitamos uno de los enclaves más famosos del monte, el cementerio de los ingleses:

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”543″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Dicen que aquí están enterrados soldados ingleses que murieron en la guerra de independencia (más que soldados serían altos mandos del ejército, claro), pero no estoy yo muy seguro… leyendo esta lápida no me queda nada claro:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”544″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Si este tío murió en la toma de Ayete en 1836, no tiene nada que ver con la guerra de independencia. Qué hacía en Donostia en esas fechas y qué es eso de la toma de Ayete, lo desconozco…

Continuamos ascendiendo hacia el castillo de la mota, por cuestas, escaleras y puertas:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”546″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Ya estamos en la cima de Urgull (123 metros), coronada por el castillo de la mota, en el que no faltan rincones llenos de encanto. Ahí van algunas fotos:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”547″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][vc_column width=”1/2″][vc_single_image image=”548″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Como fortaleza defensiva, nos encontramos con baterías de cañones:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”549″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En el castillo nos encontramos con la Casa de la Historia de la ciudad (entrada gratuita), de interesante visita. Hay también en el castillo 3 capillas, como esta del Cristo de la paz y la paciencia:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”550″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Pero de las 3 destaca la del Cristo de la mota, ya que sobre ella se alza la estatua del sagrado Corazón de Jesús, de 12’5 metros de altura, construido entre 1939 y 1950:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”551″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Esta estatua le da una silueta particular e inconfundible al monte Urgull, visible desde toda la ciudad. Así lo veríamos, por ejemplo, desde el puerto, a los pies del monte:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”553″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Descendemos ya de Urgull. Tenemos varias opciones: podemos bajar al paseo nuevo, al puerto o directamente a la parte vieja. Esa es mi opción, ya que acabaremos a los pies de la iglesia de Santa María del Coro (sí, esa que está al otro extremo de la calle 31 de agosto por la que empezamos el recorrido):[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”554″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Es una iglesia barroca construída en el siglo XVIII sobre una iglesia románica previa, y hasta donde sé es la única iglesia con acceso de pago para los turistas.

A partir de aquí nos encontramos con la reconstrucción de 1813 que conocemos como “La parte vieja”,con trazado en damero, como bien podemos apreciar si nos ponemos de espaldas a la iglesia de Santa María del Coro y miramos de frente:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”555″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y es que ahí, de frente, todo recto, a un kilómetro de distancia, vemos la Catedral del Buen Pastor, de la que hablaremos más tarde.

De la parte vieja destaca la plaza de la Constitución, que fue usada como plaza de toros:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”556″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El edificio del centro es el antiguo ayuntamiento, actualmente una biblioteca.

Salimos de la parte vieja en dirección al puerto, por esta calle:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”557″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y ahí, de frente, el puerto, con el Aquarium al fondo y el museo naval un poco más cerca:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”558″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Y a la izquierda, el Club náutico (con su particular forma de barco) y la plataforma sobre la bahía de la Concha:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”559″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Justo al lado del náutico nos encontramos con el antiguo casino, actual ayuntamiento:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”560″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]En 1863, siendo ya Donostia capital de Gipuzkoa, se decidió derribar las murallas para poder ensanchar la ciudad. En el lugar que ocupaban las murallas se construyó un Boulevard al más puro estilo parisino (aunque en los subterráneos del parking del Boulevard es posible ver los restos de la muralla):[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”561″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El ensanche de 1863 fue diseñado por Antonio Cortázar (conocido por tanto como el ensanche de Cortázar) en un estilo muy similar al de París (ciudad a la que se parece sorprendentemente), de estilo romántico construido con arenisca del cercano monte Igeldo, siendo uno de los mejores ejemplos de arquitectura romántica de Europa (de ahí que haga un llamamiento a que la ciudad presente una solicitud para ser declarada Patrimonio de la Humanidad por tal motivo, cosa que me sorprende que aún no se haya hecho).

De este ensanche vamos a centrarnos en dos lugares concretos (aunque podíamos hacerlo en muchos más, como el Teatro Victoria Eugenia y el Hotel María Cristina, por ejemplo). El primero, muy cercano al Boulevard, es la Plaza de Gipuzkoa (la plaza de los patos, por el estanque que hay en medio), que destaca por sus jardines, su monumento a Usandizaga y, sobre todo, el edificio de la diputación de Gipuzkoa:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”562″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]El otro punto en el que vamos a detenernos es la Catedral del Buen Pastor.

La necesidad de una parroquia en este ensanche de Cortázar llevó a la construcción de una iglesia, comenzada en 1888, dedicada en 1897 y a en 1899, en estilo neogótico alemán del que destaca su torre central de 75 metros de altura. Con la creación de la diócesis de Gipuzkoa en 1950 (dependiente hasta entonces de la diócesis de Vitoria-Gasteiz), es elegida como catedral en 1953:[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_single_image image=”563″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]Por el momento dejamos aquí la visita. Me habría gustado poder hablar del barrio de Gros y del Kursaal, de la bahía de la concha (la mitad de los argentinos ya se nos ha escandalizado…), del peine de los vientos, de Igeldo y, sobre todo, de los palacios de Miramar (edificado en el lugar donde estuvo ubicado ese Monasterio de San Sebastián el Antiguo que sería el germen de la ciudad) y de Ayete y del cementerio de Polloe, de los que espero poder hablar más adelante.

Es cierto que hablando de esta Capital europea de la cultura 2016 me he centrado en el aspecto patrimonial de la ciudad, que no es ni de lejos el único atractivo de la ciudad (aunque quizá sí el más desconocido incluso para los propios donostiarras o para quienes vivimos en los alrededores); es obvio que podríamos hablar de la gastronomía (desde los pinchos hasta sus 3 restaurantes con triple estrella Michelín), del Festival del Cine, de la Quincena musical, del Orfeón Donostiarra o el Coro Easo, del teatro, de los conciertos de música clásica y popular, sus fiestas (desde la tamborrada del 20 de enero, día de San Sebastián, hasta la semana grande, a mediados de agosto, con su concurso internacional de fuegos artificiales, del que soy fan, pasando por la bandera de la Concha, la competición de traineras de septiembre), de los deportes autóctonos y, sobre todo, del Euskera, seguramente la única lengua pre-indoeuropea que sobrevive en Europa, y de la que Donostia es la capital en la que cuenta con mayor número de hablantes (lo que le añade un valor cultural todavía mayor). Pero bueno, la intención de este post era intentar conocer un poco mejor la ciudad.

Y desde aquí desear que esta Capital europea de la cultura 2016 sea todo un éxito y que ponga a Donostia en el lugar que le corresponde por su enorme riqueza cultural.

PD: esta vez sí, todas las fotos que aparecen son mías. Y más que se han quedado en el tintero… pero es que el post ya “pesa” demasiado…[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]



Un comentario sobre “Donostia-San Sebastián, Capital europea de la cultura 2016”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.