150 aniversario de Jean Sibelius (08-12-2015)


Un día como hoy hace 150 años nació el compositor nacional finlandés por excelencia: Jean Sibelius. El 8 de diciembre de 1865 nacía uno de los miembros de la triada de compositores escandinavos por excelencia, junto con Grieg y Carl Nielssen siempre ignoramos otras grandes figuras del nacionalismo romántico escandinavo como Niels Gade, Franz Berwald, Kurt Atterberg, Louis Glass o Hugo Alfvén, pero bueno…




Confieso que fue un compositor al que llegué tarde, en parte porque no había oído apenas su nombre, y porque tiempo después me dijeron que era un compositor “difícil”. A lo sumo, que probara con la 1ª o la 2ª sinfonía. Finalmente me animé a escuchar la primera (versión dirigida por Leonard Bernstein, claro)… y me encantó. Así que ya fui a lo loco, y pasé a la grabación que el propio Bernstein hizo de las sinfonías 5ª y 7ª. Y mi pasión por Sibelius ya se hizo incondicional.

Hasta la fecha sólo he podido disfrutar dos veces en vivo de música de Sibelius. La primera fue cuando el también finlandés Leif Segerstam interpretó la 6ª sinfonía (que es una de las que menos me gustan, por desgracia) y un espectacular Finlandia, al que siguieron como propinas el Vals triste y el final de la Sute Karelia, que dejó al público del Kursaal en pie. Y la segunda fue un concierto de violín que interpretó de forma deliciosa el violinista armenio Serguey Katchatryan, de nuevo una experiencia inolvidable.

Vamos a continuación a repasar la vida y obra de este absoluto genio de la música. Intentar escuchar todos los vídeos de un tirón va a ser imposible, son horas de música. Id poco a poco, y veréis cómo merece la pena.

Jean Sibelius (llamado en realidad Johan, aunque usará la versión francesa del nombre, Jean, por la que le conocemos todos) nació en Hämeenlinna, ciudad finlandesa que estaba, como el resto del país, bajo el control ruso. Su familia era de habla sueca, pero le enviaron a estudiar a una escuela de habla finlandesa, lo que será el germen de su nacionalismo finlandés, tan obvio en su música, pero también en su ideología política.

Aunque comenzó a estudiar derecho, terminó decantándose por la música, yendo a estudiar a Berlín y Viena. Como la mayoría de compositores de la época, se siente atraído por la ópera de Wagner, e irá a Bayreuth a ver Parsifal, que le afectará profundamente. Su idea es la de ser un compositor de ópera, y comenzará la composición de una, pero poco después la abandonó, rechazando la idea del leitmotiv wagneriano. El material ya compuesto para esta ópera será aprovechado en una de sus primeras obras, la suite Lemminkäinen.

Poco después de su retorno a Finlandia, se casa, el 10 de junio de 1892, con Aino Järnefelt, y pasará el resto de su vida en la casa que adquirirán, Ainola, en Järvenpää, cerca de Helsinki, que actualmente es un museo dedicado al compositor. La pareja tuvo 6 hijos y estuvo unida hasta la muerte de él.

Ese mismo año estrena una de sus primeras obras, la sinfonía coral Kullervo, compuesta años atrás, con soprano y barítono solistas además del coro, basada en el personaje Kullervo de la Kalevala, una recopilación de narraciones populares finlandesas a la que Sibelius recurrirá en más ocasiones. La sinfonía, de grandes dimensiones (dura más de una hora), pese a su exitoso estreno, fue retirada por Sibelius, y no se volvió a representar hasta su muerte. Dejo aquí la versión dirigida por el también finés Esa Pekka Salonen:

Tras el estreno de Kullervo, el director de orquesta Robert Kajanus le anima a componer una obra estrictamente orquestal, y así surge el poema sinfónico “En saga” (título en sueco, que significa “una saga”, aunque no especifique en qué obra se inspira para ello. En todo caso, Jean Sibelius afirmó que le influyeron más las Eddas islandesas que el Kalavala finés, pero que en realidad la obra era más una expresión de su estado de ánimo en aquel momento). El estreno tuvo lugar el 16 de febrero de 1893 en Helsinki, aunque el propio compositor realizará arreglos posteriores. Escuchemos la versión dirigida por el gran Wilhelm Furtwängler:

Ese mismo 1893, Sibelius recibe un encargo de una asociación de estudiantes, y compone una obra más o menos extensa, Karelia, en referencia a la actual región rusa fronteriza con Finlandia y con muchas similitudes culturales con el país (incluyendo el hecho de que el idioma Karelio sea Fino-Urálico, como el Finlandés). Ese mismo año, Sibelius selecciona algunos de los fragmentos para formar la que conocemos como Suite Karelia. Os invito a escucharla, dirigida por Vladimir Ashkenazy; sus 17 minutos merecen la pena, aunque destaque siempre la última parte, Alla Marcia:

Notamos ya en esta obra (y en las anteriores, todo sea dicho) algunas características propias del lenguaje musical de Jean Sibelius, como la referencia a melodías populares de su región y el exquisito uso de los instrumentos de viento-madrea. Esto va a ser más notable si cabe en una de sus siguientes obras, la suite Lemminkäinen, basada de nuevo en el Kalevala. De las 4 partes que la forman destaca la 3ª, “El cisne de Tuonela”. Pongo aquí la suite completa, dirigida por Paavo Järvi; si queréis ir directamente al cisne, id al minuto 17:07:

Delicioso el uso del corno inglés…

En 1895 estrena otro poema sinfónico, “La ninfa del bosque”, de nuevo deliciosamente orquestado:

Jean Sibelius sigue componiendo, pero su siguiente obra importante nos llega en 1899: Finlandia. Una de sus obras maestras. Comienza con un marcado ambiente opresivo (símbolo de la ocupación rusa) para conducirnos a un canto a la libertad. Hay versión con coro y versión sólo orquestal. Aunque yo prefiero la orquestal, dejo esta espectacular versión con coro que dirige Leif Segerstam (la obra no llega a durar 10 minutos, aunque el vídeo se alarga un poco más):

Da igual cómo estés, ese final es de subidón total.

Bueno, por fin Jean Sibelius se nos decide a comenzar a componer una obra de gran entidad; en 1898 comenzará a componer la que será su sinfonía nº 1. En ella ya vamos a ver claramente sus principales características musicales. Es notable la influencia de Tchaikovsky, otro compositor nacionalista, aunque ruso en este caso. Sibelius, contemporáneo de Mahler, tiene un estilo muy distinto: mientras que en Mahler abundan los contrastes más brutales, en Sibelius la música fluye, brota, se desarrolla de forma continua, en un sistema que se suele denominar “celular”, pero sin con ello eliminar intensidad dramática, ya que sus sinfonías son obras enormemente emotivas (desde el primer momento en que lo escuché, ese primer movimiento me tiene atrapado, es simplemente maravilloso). Y su forma de tratar la orquesta es también distinta a la de Mahler, más sutil y con ese protagonismo de las maderas que ya mencionamos antes. Cuelgo aquí la magnífica versión que dirige Leonard Bernstein, para mí absoluto referente en las sinfonías de Sibelius que grabó (1ª, 2ª, 5ª y 7ª). Disfrutadla:

Parece que Jean Sibelius le cogió el gusto a las sinfonías, porque en 1901 comienza la composición de su sinfonía nº 2, que estrenará en 1902. De esta, la más larga de sus 7 sinfonías por cierto, destaca por encima del resto el 4º y último movimiento, de gran intensidad, en el que muchos finlandeses quisieron ver un canto a la independencia del país. Al margen de si es así o no, lo cierto es que es otra de esas obras que hay que escuchar. Y, de nuevo, de la mano de Bernstein:

Obra maestra tras obra maestra: a esta segunda sinfonía le sigue la única incursión de Sibelius en el campo concertante: el concierto de violín. Estrenado en 1903, dirigido por el propio Sibelius, fue un desastre por culpa del violinista, así que Sibelius lo revisionó, y la nueva versión fue dirigida nada menos que por Richard Strauss, y es desde entonces una obra muy destacada en el repertorio para violín. La exquisita belleza melódica hace de esta obra una maravilla absoluta. Dejo aquí una versión interpretada por Serguei Katchatryan, el violinista al que se lo escuché en vivo, y la dirige Tugan Sokhiev, un director al que siempre que he visto en vivo me ha encantado y por el que tengo una gran predilección. El vídeo comienza con una entrevista, pasad de ella e ir directos al grano:

Pero el talento de Sibelius no se agota, y en 1904 aprovecha material de una obra anterior para reelaborar una de sus páginas más célebres, y también más bellas: el Valse triste. En estreno el 25 de abril de 1904 en Helsinki fue un absoluto éxito, y cualquiera que conozca la obra no tendrá dudas de por qué. 6 minutos de duración para esta joya que podéis escuchar en este vídeo, dirigido por Rafael Frühbeck de Burgos:

En 1905 Sibelius compone música escénica para “Pelleas et Melisande”, que constará de 10 piezas, pero que posteriormente adaptará en una suite de 9 piezas:

En 1906 vuelve a la Kalevala para componer el poema sinfónico Pohjolan tytär (la hija de Pohjola), en la que de nuevo se perciben esas melodías locales que de alguna forma nos recuerdan lo que hacía Dvorak con las melodías tradicionales checas: y es que Sibelius sigue inscrito en el movimiento romántico nacionalista, alejado de los estilos más modernos que irán apareciendo por esas fechas. Vamos a escuchar este bello poema sinfónico de la mano, de nuevo, de Leif Segerstam:

El 25 de septiembre de 1907 estrena en Helsinki su 3ª sinfonía, en la que ya se aleja del estilo más grandioso de sus primeras sinfonías hacia un estilo más austero que caracterizará sus siguientes sinfonías. Vamos a escucharla dirigida por Esa Pekka Salonen:

Sin abandonar el campo de la música sinfónica, bien sea en forma de música escénica o de poemas sinfónicos, en 1909 Sibelius compone la que quizá sea su obra no sinfónica más relevante: el cuarteto de cuerda “Voces intimae”. Bien merece una escucha:

En 1911 se enfrenta a una operación de cáncer de garganta que le afecta profundamente. Verse tan próximo a la muerte hace que la cuarta sinfonía que compone por esas fechas sea mucho más dramática y sombría. Como es de las que menos me gustan, no voy a ponerla.

En 1915 Sibelius cumplía 50 años, y el gobierno, que había declarado su cumpleaños fiesta nacional, le encarga componer una nueva sinfonía, la 5ª (en mi opinión una de sus obras maestras). En ella, Sibelius se despega del modelo “sonata” para unir los 2 primeros movimientos sin pausa entre ellos. Pero si algo destaca es su magistral último movimiento, en el que dijo evocar el canto de los cisnes (la influencia de la naturaleza es cada vez más evidente en su obra). Su gran dramatismo culmina con uno de sus más inspirados hallazgos: esa coda de 6 acordes separados por silencios, simplemente sublime. Escuchémosla (dura algo más de media hora) de la mano, de nuevo, de Leonard Bernstein:

Su ritmo de composición se reduce. Aunque, curiosamente, compone sus dos últimas sinfonías, la 6ª y la 7ª. en dos años seguidos, 1923 y 1924. La 6ª evoca de nuevo la naturaleza finlandesa. La 7º, por el contrario, destaca por su estructura en un único movimiento, una sinfonía de gran intensidad dramática en la que plasma definitivamente su forma de entender las sinfonías, como una sucesión continua. Algo más de 20 minutos de un trabajo magistral que, de nuevo, vamos a escuchar de la mano de Leonard Bernstein en esta versión, en mi opinión, referencial:

Y poco más compondrá ya Sibelius. Y de lo poco que compone, destaca el poema sinfónico “Tapiola”, de nuevo basado en el Kalevala, de 1926. Escuchémosla dirigida por Leif Segerstam:

Sibelius vivirá todavía 30 años más, pero no compondrá nada relevante. Se sabe que comenzó a componer una nueva sinfonía, pero esta no fue terminada. Y así vivió sus últimos años alejado en su casa.

El 20 de septiembre de 1957, a los 91 años, Sibelius murió de una hemorragia cerebral en su casa, donde fue enterrado. Su esposa le sobrevivió 12 años y está enterrada junto a él. Con él desapareció uno de los últimos representantes del gran movimiento musical romántico.

Hemos hecho un repaso de su obra orquestal, aunque también compuso música para piano y numerosas canciones.

Por eso, en este 150 aniversario de su nacimiento hay que recordar a Jean Sibelius como una destacada figura tanto musical como de la historia de su país, Finlandia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.