175 años del estreno de Nabucco de Verdi (09-03-2017)


A día de hoy, Nabucco es una de las óperas más populares y representadas de Giuseppe Verdi. Contribuyen a ello su gran obertura y su famosísimo coro “Va, pensiero”. Y es que no deja de ser una ópera impactante incluso para quien no está acostumbrado al mundo de la ópera. Por ello se hace extraño pensar que Verdi estuvo a punto de dejar de componer justo antes de encontrarse con esta ópera.




Giuseppe Verdi era un joven parmesano con ganas de convertirse en compositor de ópera, en una época en la que Vincenzo Bellini había muerto y las grandes figuras que seguían componiendo eran Gaetano Donizetti y el hoy casi olvidado Saverio Mercadante. Finalmente, en 1839, con 26 años, Verdi estrena en La Scala de Milán su primera ópera “Oberto, Conte di San Bonifacio”, con un modesto éxito que llevó a que el empresario de La Scala le contratara para otras tres óperas.

Pero en lo personal Verdi no pasaba por un buen momento. Casado en 1836 con Margherita Barezzi, la hija de su protector, había tenido con ella dos hijos. Pero la mayo, Virginia, moría en 1838, mientras el menor, Icilio, moría en 1839, ambos con poco más de un año de edad. Para colmo, el 18 de junio de 1840 moría a causa de una encefalitis su esposa Margherita, a los 26 años.

Giuseppe Verdi se encontraba en ese momento componiendo la primera ópera del contrato firmado con Merelli, la que sería su segunda ópera, la comedia “Un giorno di regno”, que se estrenaría en septiembre de ese mismo año. Verdi no se encontraba obviamente con ánimos para componer una comedia, y esta nueva ópera fue un rotundo fracaso. Tras el estreno, Verdi decidió retirarse de la composición.

Pero Merelli había firmado con él un contrato, y quería que Verdi lo cumpliera. Decide llevarle el libreto que Temistocle Solera (quien ya había realizado algunos arreglos en el libreto de “Oberto”, la primera ópera de Verdi) había escrito sobre el rey babilonio Nabucodonosor, basado en textos bíblicos y en el drama “Nabucodonosor” de Auguste Anicet-Bourgeois, libreto que había rechazado el compositor alemán Otto Nicolai. Verdi ni siquiera lo lee, pero según contó él mismo, una noche el libreto cayó de su mesilla, abriéndose junto en la página donde se encontraba el coro “Va, pensiero”. Verdi leyó la letra del coro y en su cabeza comenzó a fluir la melodía. Con el coro compuesto, Verdi se decide a comenzar la composición de la ópera en el verano de 1841.

El estreno de la ópera, el 9 de marzo de 1842 en La Scala, fue un enorme éxito que convirtió a Verdi en el compositor italiano más popular de su tiempo (y lo será hasta finales de siglo). El público milanés, por aquella época bajo el control del odiado Imperio Austriaco, se sintió identificado con los cautivos hebreos, lo que favoreció el éxito de la ópera, ya de por sí merecido por razones estrictamente musicales. En pocos años la ópera se representó en los principales teatros de Italia y del resto del mundo, y desde entonces se ha mantenido, con más o menos frecuencia en el repertorio.

Hay que destacar el tratamiento dramático que Verdi aporta a los personajes de Nabucco y Abigaile, que se plasma en sus vocalidades, así como al pueblo hebreo, Esto se plasma en las vocalidades de los protagonistas. En concreto, el personaje de Nabucco fue cantado en el estreno por el barítono Giorgio Ronconi, de voz potente y registro agudo sorprendentes para la época, que marcará el desarrollo del barítono verdiano posterior. Abigaile es un rol casi criminal para soprano, de enorme dificultad, que ha costado la carrera a algunas sopranos, incluida Giuseppina Strepponi, la cantante del estreno, y que poco después se convertirá en la pareja de Verdi.

Comenzamos ya arepasar el argumento de la ópera, pero antes, como siempre, un enlace del libreto.

La ópera comienza con una magnífica obertura de considerables dimensiones (unos 8 minutos de duración) que recoge algunos de los temas que vamos a escuchar a lo largo de la ópera. la escuchamos dirigida por Giuseppe Sinopoli:

La acción de la ópera tiene lugar en el siglo VI a.C.

Verdi, como era costumbre en la época, pone título a cada uno de los 4 actos que componen Nabucco. El primer acto se titula Jerusalén.

Y allí nos encontramos, en Jerusalén, en el interior del templo de Salomón. El pueblo se haya reunido en el templo, elevando sus plegarias a dios para que les libre del castigo de las tropas asirias (confusión del libretista, Nabucodonosor era babilonio, hijo del rey Nabopolasar, quien destruyó el imperio asirio). . Escuchamos así el coro introductorio “Gli arredi festivi”:

Aparece entonces Zaccaria, el sumo sacerdote hebreo, que ha capturado a Fenena, hoja de Nabucco, con la esperanza de que les sirva para conseguir la paz. Recuerda además como dios en otras ocasiones salvó a su pueblo, liberándolos de Egipto o protegiendo a Gedeón, y pensando que volverá a hacerlo (aria “D’Egitto là sui lidi”). Aparece entonces Ismaele, general hebreo, avisando que Nabucco se acerca; Zaccaria confía le confía la custodia de Fenena, y declara que su dios doblegará al de los asirios, Bel (no confundir con el cananeo Baal, como a menudo se traduce). Tenemos así la cabaletta “Come notte a sol fulgente”. Escuchamos la escena completa cantada por Samuel Ramey:

Impresionante escena e impresionante interpretación de Ramey, por cierto.

Se van todos, dejando solos a Ismaele y Fenena. Así nos enteramos que ambos se aman desde que Ismaele fue embajador en Babilonia y ella lo rescató de la prisión, pero ahora la prisionera es ella. Ismaele va a liberarla, usando una puerta secreta, pero en ese momento entra Abigaile, la hermana de Fenena, con un grupo de soldados babilonios disfrazados de hebreos. Abigaile también ama a Ismaele, y está dispuesta a salvar a su pueblo a cambio de su amor, pero Ismaele se niega; prefiere dar su vida a entregarle su amor, lo que enfurece aún más a la vengativa Abigaile. Escuchamos el dúo y trío posterior con Raquel Pierotti como Fenena, Bruno Beccaria como Ismaele y Ghena Dimitrova como Abigaile:

Zaccaria y el pueblo entran de nuevo en el templo ante el avance de las tropas enemigas. Nabucco se dirige raudo hacia el templo a caballo; nada es capaz de detenerlo. Con la ayuda de los soldados disfrazados, Nabucco entra en el templo. Zaccaria está dispuesto a apuñalar a Fenena, que suplica piedad a su padre, mientras Abigaile desea que Fenena muera para librarse de su rival. Nabucco planea su venganza, pero Ismaele salva a su amada, favoreciendo que Nabucco ordene destruir la ciudad, mientras los hebreos le rechazan por su traición. Escuchamos el final del primer acto con Ambrogio Maestri como Nabucco y Dimitra Theodossiou como Abigaile:

Comenzamos el segundo acto de Nabucco, titulado “El impío”.

Estamos en la habitación de la reina. Allí está Abigaile, con el documento que confirma que no es hija de Nabucco, sino de unos esclavos. Busca vengarse de Fenena, pero también de Nabucco, que le ha confiado el poder a su verdadera hija, y recuerda los años en los que era una joven inocente (aria “Anch’io dischiuso un giorno”). Entra entonces el sumo sacerdote de Bel con otros sacerdotes, que le cuentan que Fenena está liberando a los esclavos hebreos, y le instan a que Abigaile tome el poder, para lo que han hecho correr el rumor de que Nabucco ha muerto en combate. Abigaile acepta para llevar a cabo su venganza, y ver como la realeza se inclina ante una esclava (caballetta “Salgo già”, uno de los momentos más espectaculares de la ópera). Escuchamos la escena cantada por Lyudmila Monastyrska:

 Cambiamos de escena. Estamos en otra estancia del palacio de la Reina (que no olvidemos que en ese momento es Fenena). Entra Zaccaria acompañado de un levita que lleva las tablas de la ley. Tiene la misión de convertir a la pagana Fenena, para lo cual eleva una plegaria a dios, “Tu su labbro de’ veggenti” (la segunda de las tres arias de Zaccaria), que escuchamos en la voz de Michele Pertusi:

Llega un grupo de Levitas, y Ismaele les avisa que han sido convocados por Zaccaria, pero ellos le maldicen por haberles traicionado:

Entonces entra Ana, hermana de Zaccaria, que dice que Ismaele ha salvado a una hebrea y consigue calmar la situación. Entra también Fenena, pero Abdallo, un soldado babilonio, diciéndole que huya, porque Nabucco ha muerto y el pueblo aclama a Abigaile, que quiere acabar con ellos. Fenena rechaza huir, y aparece Abigaile que le reclama la corona, pero entonces aparece Nabucco, y todos se aterrorizan ante la situación que puede suceder. Escuchamos el “S’appressan gl’istanti” con Renato Bruson como Nabucco y Ghena Dimitrova como Abigaile:

Nabucco, enfurecido, rechaza al dios babilonio que le ha traicionado y al dios hebreo que no les ha salvado y se proclama único dios él mismo, y obliga a todos a adorarle. Zaccaria se niega, pero se le une Fenena, que proclama ser hebrea. Nabucco vuelve a proclamarse dios, pero entonces el cielo le golpea; Nabucco siente que pierde el poder y tiene alucinaciones; se ha vuelto loco. Zaccaria afirma que es un castigo divino, pero Abigaile aprovecha para hacerse con la corona. Escuchamos este final del segundo acto con Ettore Bastianini como Nabucco:

Comenzamos el 3º acto de Nabucco, titulado “La profecía”.

Estamos en los jardines colgantes de Babilonia. Abigaile está sentada en el trono, junto al sumo sacerdote de Bel. El pueblo le alaba por darles prosperidad mientras destruye a los enemigos:

El Sumo Sacerdote de Bel reclama la muerte para los hebreos, empezando por la traidora Fenena, y le presenta la sentencia. Abigaile finge sorpresa, pero es lo que estaba deseando. En ese momento entra un desarreglado Nabucco. Abigaile ha ordenado recluirlo en sus habitaciones, y Abdallo se dispone a acompañarle fuera, pero él se niega a abandonar la sala del consejo donde cree que le esperan, y pese a su debilidad quiere mostrarse fuerte. Abigaile echa a todos para quedarse a solas con Nabucco. Él se muestra ofendido por verla en el trono, pero ella se defiende diciendo que lo protege tras la enfermedad del rey, y que el pueblo reclama la muerte de los hebreos. Nabucco duda, pero Abigaile le dice que entonces su dios saldrá vencedor, y Nabucco acepta. Tras firmar, se da cuenta de que con ello ha firmado la sentencia de muerte de su hija Fenena. Abigaile le dice que tiene otra hija, pero él la rechaza y busca el documento que está en manos de Abigaile. Nabucco enloquece más, y Abigaile le desprecia, incluso cuando suplica piedad. Escuchamos este dúo con leo Nucci y Lyudmila Monastyrska:

Cambiamos de escena. Estamos en las riberas del Éufrates. Los hebreos añoran su tierra, su patria, bella y perdida. Es el coro “Va, pensiero”, que tantas pasiones levantó en su época y que es casi como un himno en Italia. Por eso dejo esta versión que dirigió en Roma Riccardo Muti en 2011: cuando, tras los aplausos posteriores a la interpretación del coro, alguien del público grita “Viva Italia”, Muti arremete contra la política cultural de Berlusconi, que lleva a que su patria, tan bella, vuelva a estar perdida, y bisa el coro pero con el público cantando. Si el coro ya de por sí es emocionante, así todavía lo es más, es prácticamente imposible contener las lágrimas:

Ante tal desánimo, Zaccaria profetiza que Babilonia quedará destruida y que Judá resurgirá. Tenemos así su tercera aria, “Del futuro nel buio discerno”, que le escuchamos a Samuel Ramey:

Comenzamos el cuarto y último acto de Nabucco, titulado “El ídolo caído”.

Estamos en las estancias del palacio en las que se encuentra en enloquecido Nabucco. Despierta enloquecido de un sueño, y creyéndose en batalla, quiere destruir Jerusalén, pero entonces ve que van a matar a su hija Fenena, pide perdón al dios de los hebreos, jurando que reconstruirá su templo (aria “Dio di Giuda”). Llama entonces a sus soldados y, con la mente de nuevo clara, decide salvar a Fenena y enfrentarse a quienes la han traicionado (cabaletta “O prodi miei, seguitemi”). Escuchamos aria y cabaletta cantadas por Piero Cappuccilli:

Cambiamos de escena. Volvemos a los jardines colgantes. El sumo sacerdote de Bel se prepara para sacrificar a los castigados con la muerte. Zaccaria fortalece a la primera que va a ser ejecutada, Fenena, quien prepra su alma para ascender al cielo. Escuchamos el aria de Fenena, “Oh dischiuso è il firmamento” cantada por Lucia Valentini-Terrani:

En ese momento se escucha llegar a las tropas de Nabucco, que detiene la ejecucción y ordena destruir el ídolo de Bel. Decide adorar el también al dios de los hebreos, ya que ha enloquecido a Abigaile, que ha tomado un veneno. Entonces un coro entona las alabanzas a dios, “Immenso Jeohva”, siendo una de las pocas óperas en usar el nombre de dios (algo extraño en Italia, desde luego), aunque con una grafía un tanto extraña (en italiano se escribe Geova, por lo general):

Entonces entra Abigaile, moribunda, suplicando el perdón de Fenena y de dios antes de morir. Escuchamos el final con Ghena Dimitrova como Abigaile:

Ver esta ópera en vivo es algo tan impactante que no se olvida fácilmente. Qué artista era Verdi con menos de 30 años, desde luego…

Terminamos con un Reparto Ideal:

Nabucco: Piero Cappuccilli.

Abigaile: Ghena Dimitrova o Lyudmila Monastyrska.

Zaccaria: Samuel Ramey.

Fenena: Lucia Valentini-Terrani.

Ismaele: Veriano Luchetti.

Director de Orquesta: Giuseppe Sinopoli.

Crónicas en vivo:

Baluarte (14-04-2016)



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.