Avance de la Temporada ABAO-OLBE 2018-2019


Estamos en fechas en las que muchos de los teatros de ópera anuncian sus próximas temporadas, atrayendo la atención de los operófilos que buscamos ver qué sorpresas se nos reservan, y que nos ponen los dientes largos viendo a cuántos sitios nos gustaría poder viajar para ver este título o aquel reparto. Hace ya algo más de dos semanas también se hizo pública la temporada de ABAO-OLBE 2018-2019, y como en pasadas ediciones (2016-20172017-2018), vamos a comentar las impresiones previas que produce esta programación.




Comenzamos, como siempre, con un enlace a la página oficial de ABAO en la que se detalla esta nueva temporada. Temporada en la que, por desgracia, seguimos con sólo 5 títulos. Uno ya no sabe si el problema es económico o que ya nos hemos “acomodado” a una temporada de 5 títulos, pero sea por el motivo que sea, sigue siendo una triste noticia. Sólo con 5 títulos nos resulta complicado tener una temporada variada y con esos estrenos que tanto ansiamos.

Creo que es justo que ponga aquí el vídeo que la propia ABAO ha publicado en Youtube de la presentación de la temporada:

“Bilbao, ciudad de la ópera”. Frase ambiciosa, muy “bilbaina”, que a priori me parece que peca de demasiado ambiciosa. Porque si entiendo esta frase en el aspecto de repertorio, ABAO-OLBE peca de muchísimas carencias que están pendientes de ser subsanadas: siguen pendientes de estreno, por ejemplo, óperas como “Pélleas et Melisande” de Debussy, “Thais” de Massenet, las dos óperas de Ravel, “La voiz humaine” de Pulenc, “Hansel und Gretel” de Humperdick, “Arabella” o “La mujer sin sombra” de Richard Strauss, “La dama de picas” de Tchaikovsky, “El príncipe Igor” de Borodin, “La novia vendida” de Smetana, “La zorrita astura” o “Kat’a Kabanová” de Janacek, “La vuelta de tuerca” de Britten, “La clemenza di Tito” de Mozart o “Il turco in Italia”, “Otello” y “Guillaume Tell” de Rossini, por mencionar títulos más o menos frecuentes en el repertorio de los grandes teatros, así como algunos títulos infrecuentes pero más cercanos (el “Juan José” de Sorozabal, por ejemplo), a parte de algunas otras que mencionaré más adelante. Con tales carencias en 67 ediciones (no teniendo esta temporada de ABAO-OLBE 2018-2019 ningún estreno, ninguna ópera que no se haya representado con anterioridad), ese “Bilbao, ciudad de la ópera” me parece en exceso irreal. Claro que si lo que se quería señalar con este término es algo diferente a lo que yo interpreto, como podría ser la calidad de los repartos, el término podría ser más adecuado, siempre y cuando no se vuelva a producir el desastre de cancelaciones y bailes de repartos de la presente temporada (que en su mayoría, sino en su totalidad, no son culpa de la asociación, vaya por delante; el problema es que, cuando apuestas todas tus fichas a un cantante, como pudo ser Javier Camarena hace dos años con “La Cenerentola”, y por motivos ajenos a la organización éste cae del reparto, es tremendamente complicado poder mantener ese alto nivel. Y pese a todo, han conseguido salvar los muebles en la presente temporada en casos como la “Manon” en la que se sustituyó al indispuesto Celso Albelo por Michael Fabiano, figura de reconocido prestigio internacional; que luego los resultados fueran o no satisfactorios ya es otra cuestión, pero el nivel de cartel se mantuvo al menos).

Ya hemos mencionado que este año no hay estrenos. El “Tutto Verdi” que ya toca a su fin programa “I Lombardi”, Esta ópera se representó en una única función, allá por 1976 (faltaban unos cuantos años para que yo naciera), por lo que no goza del título de “estreno”, aunque casi casi… si mis datos no fallan, faltarían dos óperas para terminar dicho “Tutto Verdi”: “Alzira” y “Gerusalem”, ambas inéditas en ABAO (cosa en absoluto sorprendente tratándose de dos óperas harto infrecuentes), aunque confieso que me gustaría que se rematara el proyecto con un “I vespri siziliani” en su versión italiana, ya que se nos ha ofrecido sólo la versión francesa. Puestos a proponer, podría ahora continuarse con un “Tutto Wagner” (ocasión perfecta para estrenar “Parsifal”, “Los maestros cantores” o “Rienzi”) o un “Tutto Puccini” (en este caso, perfecto para el estreno de “Il Tabarro”, “La fanciulla del West” o “La Rondine”), que podría comenzar este mismo año con las funciones de “La Boheme”. Por proponer, que no quede…

Bien, de las 5 óperas que se representan, 3 las he visto ya en directo (“La Boheme” en a propia ABAO en 2013), siendo nuevas para mí “I Lombardi” y esa “Semiramide” que tanta alegría me dio al enterarme que era una de las programadas (no sonaba en los rumores que había escuchado). Sí me sorprende que en el enlace que he copiado más arriba se incluya “Fidelio” como un título poco frecuente, cuando se representa más que “Les pêcheurs de perles”, al menos según las estadísticas de Operabase. En mi opinión, “Fidelio” es una ópera absolutamente de repertorio, no una rareza.

Vamos a comentar ya una por una las cinco óperas de la temporada ABAO-OLBE 2018-2019.

La temporada comienza con “La Boheme” de Puccini. No negaré la pereza que me produce ver esta ópera (por mucho que sea mi favorita) por 6ª vez. En parte por mis ganas de ver cosas nuevas y en parte porque, hasta ahora, la mayoría de esas funciones de “La Boheme” que he visto me han dejado bastante indiferente (incluso Inva Mula en 2013, de la que esperaba mucho y me dejo completamente frío). Pero he de reconocer que el reparto me resulta sumamente atractivo. Ainhoa Arteta es una predilección personal que nos ha regalado grandes noches en pasadas temporadas de ABAO, y estoy seguro de que va a ser una desgarradora Mimì. A su lado debuta en ABAO el rumano Teodor Illincai, a quien ya tuve ocasión de escuchar en vivo, junto a Arteta, en la “Tosca” donostiarra de 2015, teniendo muy buen recuerdo de su actuación. Pedro Halffter a la batuta suma otro importante atractivo, después de aquella mágica “Manon Lescaut“. Una lástima que se relegue a la gran Ruth Iniesta a la única función de Opera Berri para poder escuchar su Musetta.

La temporada ABAO-OLBE 2018-2019 sigue con la única ópera de Beethoven, “Fidelio”, con un reparto que en general me resulta completamente desconocido, por lo que no puedo opinar. Salvo para dar por seguro que Mikeldi Atxalandabaso nos volverá a regalar una gran actuación, en este caso como Jaquino. El problema vendrá por parte de la batuta, en manos de Juanjo Mena, que me dejó bastante mal sabor de boca en el “Fidelio” donostiarra del pasado verano.

Prosigue la temporada con el título del “Tutto Verdi”, “I Lombardi“, que no es uno de sus mejores títulos, cierto, pero es una ópera, cuanto menos, interesante. José Bros es un magnífico cantante que seguro que nos regala un brillante Oronte, y Roberto Tagliavini fue una grata sorpresa en la reciente “Manon”, a la espera de poder ver su Oroveso en la próxima “Norma”, por lo que su nombre resulta igualmente atractivo, aunque en un papel de mayor envergadura.

La gran sorpresa de la temporada es la “Semiramide” de Rossini, una ópera que tengo muchísimas ganas de poder ver en vivo. El problema viene por parte del reparto, excepción hecha al Arsace de Daniela Barcellona. Tanto Simon Orfila como José Luis Sola son dos magníficos cantantes, pero sus respectivos papeles son de una enorme dificultad que no veo que vayan a ser capaz de lucir al máximo. Y por otro lado tenemos a Angela Meade…

La reciente Semiramide del Met es una enorme cantante, como ya nos demostró en su “Stiffelio” bilbaino. Pero es una dramática de coloratura, y Semiramide es un papel demasiado ligero para una voz de semejante volumen, por lo que las coloraturas, como se puede comprobar en este vídeo, son bastante “discutibles”. Ojalá me equivoque…

Y la temporada ABAO-OLBE 2018-2019 termina con “Les pêcheurs de perles” con Maria José Moreno, que apunta a ser una gran Leïla, y el lujo que supone poder ver por fin en escena a Javier Camarena. La ópera de Bizet es maravillosa, aunque no sé cuál es el final elegido de los dos existentes; yo personalmente prefiero que se incluya el terceto “O lumiere sainte”, que es maravilloso.

Hasta aquí mi repaso de la próxima temporada de ABAO. Esperemos que las buenas vibraciones se confirmen, que los temores se disipen y que sea una temporada redonda. Y ya a la espera de saber qué títulos se nos van a ofrecer en la siguiente temporada… ansioso que es uno.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.