La Bella y la Bestia: comentamos el contexto histórico


Desde que, allá por 1991, se estrenara la versión de animación de “La Bella y la Bestia” de Disney, cuando yo tenía 6 años, ha sido una película por la que he tenido una predilección especial; de hecho, probablemente sea la peli que más veces he visto en mi vida (y probablemente supere el centenar). De ahí que esperara con ganas el reciente estreno de la versión con personajes reales.




He tenido ocasión de ver dos veces en cine esta nueva versión de La Bella y la Bestia, tanto en inglés como doblada al español (imprescindible verla en versión original, sin duda). Verla dos veces me ha permitido darme cuenta de muchos detalles que se me pasaron por alto en la primera visión. Y es que la película no es un calco de la versión animada, ya que incorpora numerosos nuevos elementos y algunos cambios más o menos relevantes. 4 canciones nuevas (ninguna extraída del musical), aunque eché en falta ese “Human again” de la versión extendida de animación. Y otros cambios que nos permiten profundizar más en el contexto histórico de la película.

Para poder hablar del contexto histórico de La Bella y la Bestia es necesario hacer spoilers. Ya quedáis avisados.

¿En qué época se sitúa la acción de La Bella y la Bestia? Esta es la principal pregunta a contestar… pero esto es imposible, dada la enorme cantidad de anacronismos que nos vamos a encontrar en la película. Así que a continuación vamos a comentar algunos de ellos. Eso sí, como en Youtube todavía no hay fragmentos de la peli, tendremos que usar la memoria de lo que hemos visto en el cine.

Hay que mencionar que la película menciona explícitamente la localización de la historia en Francia, pero no menciona en ningún momento en que época transcurre.

Comenzamos por el Castillo del Príncipe Adam. El castillo, obra de la imaginación de los directores artísticos de la película, está inspirado en el Castillo de Chambord:

Este castillo fue mandado construir por el Rey francés Francisco I a comienzos del siglo XVI, en estilo plenamente renacentista, a poca distancia del Valle del Loira (es el mayor y quizá el más famoso de los Castillos del Loira), y se llega incluso a sospechar que el propio Leonardo Da Vinci tomó parte en el diseño. Es un castillo que cuenta con numerosos pináculos, chimeneas y linternas, aunque no tiene propiamente torres. Los diseñadores de producción de la película transforman esas estructuras en torres más acordes con el estilo que buscan.

Si hablamos del interior del castillo, su aspecto no es desde luego renacentista: el interior de la habitación de Bella, por ejemplo, es claramente rococó, aunque el estado ruinoso del castillo le de un aspecto gótico realmente interesante. Quizá ello contribuya a darle un aspecto más romántico, ya que en el siglo XIX se llevaba mucho el neogótico. Hay que recordar, además, que muchos de los castillos del Loira fueron reconstruidos y re-habitados en el siglo XIX por nobles o burgueses que alteraron el estilo original de los edificios para darles el aspecto romántico que buscaban.

Por lo tanto, partiendo del castillo, la acción no podrá situarse antes del siglo XVIII, siendo más probable si cabe el siglo XIX.

Vamos con Villeneuve, la “aldea” donde vive Bella (un pueblo de considerables dimensiones para la época):

Casas de piedra o de entramado de madera. La inspiración surge de pueblos de Alsacia, aunque tampoco podemos hablar de una ubicación concreta dentro de Francia. La iglesia a mí en concreto me recordaba mucho a la románica de Conques. Pese a alguna coleta y peluca, la indumentaria de sus habitantes es plenamente decimonónica (esos tricornios que llevan los niños, tan napoleónicos). Además, las condiciones de vida en la aldea son razonablemente buenas, muy lejos de la pobreza generalizada de los reinados de los tres Luises (del XIV al XVI). Todo tiene un aspecto post-revolucionario, post-napoleónico incluso (por no hablar de esa escuela, sólo para niños, cierto, pero que casi nos lleva a la república a partir de 1848, aunque podría ser anterior, de época napoleónica incluso, con lo que hablaríamos de los primeros años del siglo XIX). Un mercado con abundantes productos, el pueblo reunido por la noche en la taberna… no suena a época borbónica. Incluso se nos añade el hecho de que el personaje de Gastón es un militar que ha estado en la guerra… ¿en cuál? ¿Las guerras revolucionarias, las napoleónicas, la restauración borbónica? De nuevo podríamos situarnos a comienzos del siglo XIX.

Los personajes del castillo lucen pelucas. Las de Madame de Garderobe y el maestro Cadenza (personaje nuevo, interpretado por Stanley Tucci) son bastante aparatosas, pero las de otros personajes como Lumiere (Ewan McGregor) o Cogsworth -Din Don en español- (interpretado por Ian McKellen) son más propias de finales del siglo XVIII, aunque podemos encontrarlas incluso a comienzos del siglo XIX, con la restauración borbónica de Luis XVIII, pese a que en época de Napoleón (desde aproximadamente el 1800 hasta 1814) hubiera caído en desuso. Carlos X, el hermano de Luis XVIII (y de Luis XVI), rey desde 1824 hasta su caída en 1830, no usaba peluca, caída ya definitivamente en desuso.

¿Estamos por tanto en la Francia pre-revolucionaria, antes de 1791? ¿O en la restauración borbónica, entre 1814 y 1824, digamos? No tendría sentido situar la acción en plena revolución francesa, cuando se ejecutaba a los nobles (y a ver qué es el príncipe Adam…). Un detalle a tener en cuenta: en la canción “Be our guest” (“Qué festín” en español) aparece una guillotina cuando Lumiere canta “After all, Miss, this is France” (“Esto es Francia, Mademoiselle” en la versión traducida al español). La guillotina se populariza precisamente con la revolución francesa, siendo empleada como método igualitario de ejecución en 1792. O estamos ante un anacronismo (como los constantes del Genio en Aladdin, por ejemplo), o estamos en época post-revolucionaria.

Y ya que en la película nos encontramos con pequeños retazos de la historia anterior de los personajes, vamos a especular. Sabemos que la madre de Adam (la futura bestia) muere por enfermedad cuando él es un niño, y que a partir de ahí será su padre quien lo malcríe, con el consentimiento o el “no hacer nada” de los habitantes del castillo. No sabemos qué pasa con su padre (lo que sí sabemos es que Adam no le tiene mucho cariño, en vista de que ha arañado su rostro en el retrato familiar). ¿Podría haber sido el padre ejecutado durante la revolución poco después de la muerte de la madre, haciendo que así los criados del castillo siguieran malcriando al príncipe, tal vez por pena? Dado que en la película no se nos habla de la edad del príncipe (en la de animación se habla de que la rosa comienza a marchitarse cuando él cumple 21 años, pero aquí podría ser unos años mayor). Si ejecutaran al padre en 1794, pasarían 20 años hasta la restauración borbónica, y el príncipe tendría unos 30 años. Aprovecha el tiempo perdido en la etapa revolucionaria y napoleónica para recuperar su riqueza con las altas tasas a los habitantes del pueblo, su obsesión por las fiestas y los objetos raros, e impone la moda monárquica de las pelucas, ya desfasada, en sus sirvientes. Y Gastón podría volver a casa tras luchar en el bando borbónico para ayudar a Luis XVIII a recuperar el poder, porque es un personaje tan retrógrado que no tiene pinta de soldado napoleónico. Podríamos situar la acción entre 1814 y 1820, aproximadamente.

¿Cuál es entonces el problema? La historia de Bella. En un momento de la película, ella viaja mágicamente a París (un París que no se ve de cerca, pero que no muestra aspecto de la reformulación urbana de Napoleón) y descubre lo que pasó con su madre cuando Bestia encuentra en el molino en el que vivían una mascara de las que usaban los médicos que atendían los casos de peste:

La peste era una enfermedad tremendamente contagiosa y prácticamente incurable, lo que haría que Maurice se llevara a la pequeña Bella cuando su madre se infecta de la enfermedad. La cuestión es que la peste ya había desaparecido prácticamente a comienzos del siglo XVIII, época en la que es sustituida por las atroces epidemias de viruela, igualmente contagiosa y mortal (causa de la muerte de Luis XV de Francia, por ejemplo). La viruela fue la enfermedad epidémica del siglo XVIII, hasta que a finales de dicho siglo, el descubrimiento de la vacuna acabó con su virulencia. En su lugar, en el siglo XIX tenemos epidemias de cólera (causa de la muerte de Carlos X de Francia, por ejemplo) y un brutal aumento de casos de tuberculosis (posible causa de la muerte en prisión del pequeño Luis XVII, el hijo del guillotinado Luis XVI). Pero la tuberculosis no es epidémica, no es tan contagiosa y el enfermo vive años y años con la enfermedad, mientras que el cólera, pese a sí ser epidémico y de muerte rápida (y atroz) no se contagia directamente de persona a persona, sino por la ingesta de agua contaminada. En ambos casos, la huida de Maurice con la niña no tendría sentido. Sí lo tendría, por contra, en caso de viruela, que podría darse todavía en los años 90 del siglo XVIII, lo que todavía permitiría situar la historia unos 20 o 25 años después, a comienzos del siglo XIX. ¿Por qué entonces la madre de Bella muere de peste? Porque los médicos que la trataban llevaban la distintiva máscara que ya hemos visto, cosa que no pasaba con la viruela. Y es precisamente la máscara lo que le permite a Bella (o al Príncipe Adam, en realidad) descubrir lo que le sucedió a su madre.

¿En qué época histórica transcurre por tanto la historia de La bella y la Bestia? La versión inglesa de Wikipedia habla de época Rococó, aproximadamente la primera mitad del siglo XVIII. Nos valen las pelucas, nos puede valer el castillo incluso, e incluso el tema de la peste (aunque muy muy justito). Pero Bella y Bestia bailan un vals, no un minué (el vals se populariza en el siglo XIX), y la aldea no encaja en absoluto en esa época. Yo sigo inclinándome por la época de la restauración borbónica de 1814 a 1824 más o menos, con algunos anacronismos necesarios (el vals, todavía desconocido, y el tema de la peste, imprescindible para que Bella conozca la historia de su madre y que no se podía sustituir por otra enfermedad más propia de la época).

Estas han sido simplemente algunas consideraciones históricas a partir de La Bella y la Bestia, pero, seamos sinceros, los anacronismos poco nos importan: lo que queremos es disfrutar de la peli, emocionarnos con ella y viajar a otros mundos (lo que bella hace a través de la lectura nosotros lo hacemos a través del cine). Y si la película consigue eso (en mi caso, sin duda), poco importa en qué época transcurra la acción.



Un comentario sobre “La Bella y la Bestia: comentamos el contexto histórico”

  1. Gracias por este articulo. Estoy intentando hacer una linea del tiempo con varios clasicos y la verdad es que me cuesta mucho encontrar la cronologia de la acción. En el caso de “La Bella y la Bestia”, ha sido mucho peor, pero gracias a ti, ya lo tengo un poco más claro. Un placer haber descubierto tu página.
    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.