Archivo de la etiqueta: Christian Bale

10 años de la muerte de Heath Ledger (22-01-2018)


Cada generación ha tenido sus estrellas cinematográficas fugaces, desaparecidas a temprana edad: desde la época del cine mudo, con Rodolfo Valentino (31 años) pasando por James Dean (24 años) o John Belushi (33 años), hasta River Phoenix (23 años) a mediados de los años 90. Mi generación, la de los primeros milennials tuvo su tragedia hoy hace 10 años, cuando nos enteramos de que uno de los mejores actores de su generación, Heath Ledger, había muerto a los 28 años.




Heathcliff Andrew Ledger había nacido en Perth, Australia Occidental, el 4 de abril de 1979. Ya desde muye temprano se percibe su vocación interpretativa, al interpretar el papel de Peter Pan en una función escolar a los 10 años. Poco después, su hermana Kate, que quería ser actriz, lo convence para dedicarse a la interpretación. Así, nada más graduarse, a los 17 años, comienza a trabajar en series televisivas en su Australia natal, debutando en cine en 1997 en un breve papel en el thriler de surferos “Black rock”. Pero su salto a la fama llegará en 1999, protagonizando (junto a unos también emergentes Julia Stiles y Joseph Gordon Levitt) la adaptación actualizada de la obra de William Shakespeare “La fierecilla domada” en la genial “10 razones para odiarte”, en la que nos deleita con esta genial interpretación de la mítica “Can’t take my eyes off of you”:

En 2000, ya instalado en Hollywood, interpreta al hijo mayor de Mel Gibson en la cinta bélica “El Patriota”, en la que tiene un trágico final frente al villanísimo Jason Isaacs:

En 2001 su lugar en Hollywood se va afianzando. Interpreta un papel bastante breve en “Monster’s ball”, como el sufridor hijo de Billy Bob Thorton, en un papel en el que ya apunta maneras (en mi opinión, es lo mejor de la peli):

Y, aunque interpretativamente no le aporte gran cosa, lo que le lanzará definitivamente al estrellato será protagonizar “Destino de caballero”, de Brian Helgeland, parodia medieval transformada en film de culto:

En 2002 protagoniza la nueva adaptación del clásico “Las cuatro plumas”, interpretando al soldado acusado de cobardía por sus compañeros durante la guerra de Sudán, que finalmente irá a rescatar a cada uno de ellos. Comparte pantalla con Kate Hudson y con la estrella del momento, Wes Bentley; aunque la película pasara inadvertida, lo cierto es que ambos tienen un interesante duelo interpretativo. Todavía nadie se toma en serio a Heath Ledger, pero viendo esta película de nuevo está claro que nos equivocábamos:

Quizá unas malas elecciones le llevaron a retrasar su definitiva consagración. Y es que en 2003 intenta repetir el éxito de “Destino de caballero” repitiendo con el mismo equipo en “Devorador de pecados, pero nadie recuerda esta película. Protagoniza además la historia del bandido australiano “Ned Kelly” junto a Orlando Bloom, Naomi Watts y Geoffrey Rush:

Durante el rodaje comienza un romance con Naomi Watts (que es 11 años mayor que él) que dura de 2002 a 2004.

En 2004 no estrena nada, pero en 2005 estrena 4 películas. La primera, “Los amos de Dogtonw”, es una película menor sobre skaters. Mucho más interesante está en “Casanova”, de Lasse Hallström, versión cómica del mítico conquistador veneciano en la que deja a la altura del polvo a un exageradísimo Jeremy Irons:

Protagoniza también junto a Matt Damon “El secreto de los hermanos Grimm”, comedia fantástica dirigida por el excéntrico Terry Gilliam:

Pero su prueba de fuego vendrá al sustituir a Wes Bentley en “Brokeback mountain”, de Ang Lee, en la que vive un romance con Jake Gyllenhaal. Todo el mundo da por sentando que Gyllenhaal va a estar espléndido, pero la duda es si Heath Ledger conseguirá estar a la altura de una película llamada a arrasar en los Oscars:

Ledger sorprende con una interpretación delicada y sensible, inédita hasta entonces en él. Actor de enorme talento natural, siempre buscando nuevos retos, es con esta película que confirma que es uno de los grandes. Sí, Jake Gyllenhaal se lleva la segura nominación al Oscar como mejor secundario, pero Heath no se queda atrás y consigue la nominación como protagonista, si bien ambos se van de vacío. Pero ahora por lo menos tanto público como crítica empiezan a tomárselo en serio, y no sólo como un actor solvente en comedia.

Durante el rodaje de “Brokeback mountain” comienza una relación con Michelle Williams, que interpreta a su esposa, con quien en 2005 tiene una hija llamada Matila Rose. La relación durará hasta 2007.

Pero su carrera no será especialmente destacada en los próximos años. En 2007 protagoniza “Candy”, drama sobre drogas, y en 2007 participa en la coral “I’m not there”, de Todd Haynes, en la que numerosos actores interpretan cada uno su versión de Bob Dylan:

Por eso, sorprende que Christopher Nolan lo seleccione para interpretar al Jocker en la segunda parte de su trilogía sobre Batman, “El Caballero Oscuro”, para enfrentarse al super-héroe Christian Bale. Ledger huye del encasillamiento, y el papel le viene perfecto para explorar nuevas facetas interpretativas. El resultado es histórico (y me temo que Jared Leto debe odiarlo por ello):

Ningún villano de cualquier película de super-héroes le llega siquiera a la suela de los zapatos a su espectacular interpretación. Ahora sí, Heath Ledger es un actor unánimemente respetado y admirado por todos.

Su idea es debutar como director, pero entonces Terry Gilliam quiere repetir con el, y le pide protagonizar “El imaginario del doctor Parnassus”:

Pero Heath Ledger padece de insomnio desde años atrás, a causa probablemente de su hiperactividad interpretativa, y tiene que tomar medicación. Este problema se agudiza durante el rodaje de esta última película, siendo además las condiciones de rodaje especialmente duras. Y, desgraciadamente, el 22 de enero de 2008, encuentran su cuerpo inconsciente en un apartamento en Manhattan. Los sanitarios poco pueden hacer por él y lo declaran muerto al poco de llegar. La autopsia revelará que había muerto a causa de una sobredosis, aparentemente accidental, de fármacos de prescripción médica para dormir.

Sin terminar de rodar el film de Gilliam, el director decide que sean tres los actores que interpreten lo que queda de su papel: Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrel, en un homenaje por parte de los tres hacia el actor.

Cuando en 2008 se estrena “El caballero Oscuro”, su Jocker fascina, y se prevé cómo favorito de cara a los premios del próximo año. Ylas predicciones no se equivocaron:comienza ganando el Globo de Oro al mejor secundario, u sigue con el BAFTA y el premio del Sindicato de actores. tras esto, todos esperaban lo que sucedería en los Oscars. Y pasó lo que tenía que pasar: Heath Ledger, apenas un año después de morir, ganó el premio, siendo el segundo actor en conseguirlo a modo póstumo, después de Peter Finch:

No por esperado era menos merecido. Y es que el Jocker de Ledger es una de las mejores creaciones cinematográficas en lo que llevamos de milenio. Y eso nos hace lamentar más si cabe si temprana y trágica desaparición: ya fue una enorme conmoción cuando nos enteramos de la noticia, y ahora, con la perspectiva de los 10 años que han transcurrido, es si cabe más dolorosa, al darnos cuenta del impresionante talento que perdimos aquel aciago 22 de enero de 2008.



In Memoriam: John Hurt (27-01-2017)


Hay noticias que no por previsibles dejan de ser inesperadas. Sabíamos que John Hurt sufría cáncer de páncreas, pero la noticia su muerte sorprendía tanto por el hecho de que seguía trabajando como por pensarse que ese cáncer estaba superado.




Repasemos la trayectoria de John Hurt. Había nacido el 22 de enero de 1940 en Chesterfield, condado de Derbyshire, siendo su nombre completo John Vincent Hurt. Pese a que su madre había sido una actriz aficionada, su padre, pastor anglicano, impedía que el niño pudiera ir al cine, y cuando éste, en el colegio, se interesó por el teatro, decidió ser actor, se opuso a esta decisión convenciéndole de que se dedicara a ser maestro de arte. Tras diplomarse en arte, en 1960 consigue entrar en la Royal Academy of Dramatic Art, en la que estudiará dos años.

Su debut en el cine fue en 1962, en “El salvaje y la voluntad”, pero su primer papel relevante fue en 1966, cuando en “Un hombre para la eternidad” de Fred Zinnemann interpreta a Richard Rich, el joven que traiciona a Tomas Moro (interpretado por Paul Scofield) y se convierte en el gran villano de la historia, provocando su muerte:

John Hurt llama ya la atención con esta película, hasta el punto de que en 1969 es seleccionado por el director John Huston para protagonizar la comedia de aventuras “La horca puede esperar”, ambientada en la Escocia del siglo XIX, en la que interpreta a un desertor del ejército fugitivo buscando esquivar la pena de muerte:

En 1971 consigue su primera nominación al BAFTA, como mejor actor secundario, por “El estrangulador de Rillington Place”, en la que interpreta al vecino del asesino interpretado por Richard Attenborough:

No tardará mucho en ganar un BAFTA, pero será en la categoría de mejor actor de televisión por su interpretación del excéntrico escritor gay Quentin Crisp en “El funcionario desnudo”, en 1975:

En 1976 llegará uno de sus papeles más recordados, el del emperador Calígula en la serie “Yo, Claudio”, que protagonizaba Derek Jacobi:

No era John Hurt un actor que se conformara con personajes fáciles, desde luego.

En 1978 consigue su primera nominación al Oscar, como mejor actor secundario, por su papel en “El expreso de medianoche” de Alan Parker, como uno de los presos que acompañan al protagonista Brad Davis:

En 1979 le tenemos protagonizando la adaptación televisiva de la obra de Dostoievski “Crimen y castigo”:

Y ese mismo 1979 protagonizaría una de las escenas más desagradablemente famosas de la historia del cine en “Alien, el octavo pasajero”:

Su segunda y última nominación al Oscar (en este caso en la categoría de actor protagonista) llegará en 1980 protagonizando “El hombre elefante” de David Lynch, la historia de un hombre con la cara monstruosamente deformada exhibido como una atracción de feria:

Si bien no se lleva el Oscar, sí gana el BAFTA.

Su filmografía, realmente abundante, alcanza otro momento clave en 1984, con tres films destacables. Por un lado “Reto al destino”, en la que interpreta al jockey Bob Champion. Por otro tenemos “La venganza” de Stephen Frears, en la que interpreta a uno de los asesinos a sueldo contratados para secuestrar al mafioso Terence Stamp:

Y por otro protagoniza la adaptación de la novela de George Orwell “1984” de Michael Radford, interpretando a Winston Smith, el hombre que se revela frente a la opresiva sociedad que le rodea y que se tiene que enfrentar al cruel Richard Burton:

En 1985 pone su voz al villano de la película de animación de Disney “Taron y el caldero mágico”.

Su vida personal, en cambio, no pasaba su mejor momento. Había estado casado con la actriz Annette Robertson entre 1962 y 1964. Posteriormente, desde 1967 mantuvo una larga relación con la modelo francesa Marie-Lise Volpeliere-Pierrot, con quien planeaba casarse tras 15 años como pareja, pero en enero de 1983 mientras ambos montaban a caballo, ella tuvo un accidente y, tras pocas horas en coma, murió. En 1984 se casa con la actriz Donna Peacock, de quien se divorcia en 1990.

El motivo del divorcio fue la relación que él tenía con la asistente de producción Joan Dalton, a la que conoció durante el rodaje de “Escándalo” de Michael Caton-Jones, en 1989. Inmediatamente después del divorcio, John Hurt se casa con ella en enero de 1990 y a los pocos días nace su primer hijo, Sasha. En 1993 nacerá su otro hijo, Nick. La pareja se divorcia en 1996.

En 1990 recibe una nueva nominación al BAFTA, como mejor actor secundario, por su trabajo en “El prado” de Jim Sheridan, protagonizada por Richard Harris:

De entre muchos papeles en películas menores (y en general olvidables) se puede destacar su trabajo en 1995 en “Rob Roy”, de nuevo dirigida por Michael Caton-Jones, junto a Liam Neeson:

En 1997 tiene bastante éxito en el drama indie “Amor y muerte en Long island”, en la que interpreta a un extraño escritor, viudo, que se enamora  de un actor guaperas (el olvidado y olvidable Jason Priestley) al verle por error en una película y va en su busca:

En 1998 aparece junto a un joven Christian Bale en “Todos los animales pequeños”, interpretando de nuevo un personaje excéntrico:

En 2001, John Hurt participa en el rodaje de “Harry Potter y la piedra filosofal” interpretando a Garrick Ollivander, el hombre que le da la varita mágica a Harry (papel que repite en las dos últimas entregas de la saga en 2010 y 2011):

En 2004 participa en “Hellboy” de Guillermo del Toro, mientras en 2005 aparece en “Manderlay” de Lars von Trier. Ese mismo año interpreta al malvado dictador fascista de Gran Bretaña en “V de Vendetta”:

En 2005 se casa por última vez, con la productora Anwen Rees-Meyers.

En 2008 comienza a poner voz al Gran Dragón en la serie “Merlín”, además de aparecer en películas como “Los crímenes de Oxford” de Álex de la Iglesia junto a Elijah Wood:

Y participó también en la odiada secuela “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”:

En 2011 apareció en un pequeño papel en la magnífica “El topo”:

Y apareció también en “melancolía”, de nuevo dirigido por Lars von Trier.

En el año 2015 fue nombrado Caballero del Imperio Británico por la Reina Isabel II. Y en 2012 la academia de cine británico le concedió un BAFTA honorífico (ya hemos dicho que había ganado 2 previamente) pro su contribución al cine británico):

En junio de 2015 anunció que padecía cáncer de páncreas, pero no dejó de trabajar. Finalmente, el pasado 25 de enero, el actor que más veces ha muerto en pantalla moría también en la vida real, recién cumplidos los 77 años. Con varias películas pendientes de estreno (“Jackie” de Pablo Larraín, por ejemplo), se encontraba en pleno rodaje de “Darkest hour” de Joe Wright.

Una filmografía extensa no es sinónimo de buenos papeles, pero sin duda en la carrera de John Hurt, entre muchos papeles menores y olvidables, encontramos un buen puñado de interpretaciones memorables que permitirán que permanezca en la memoria de los cinéfilos.