Archivo de la etiqueta: Matt Damon

10 años de la muerte de Heath Ledger (22-01-2018)


Cada generación ha tenido sus estrellas cinematográficas fugaces, desaparecidas a temprana edad: desde la época del cine mudo, con Rodolfo Valentino (31 años) pasando por James Dean (24 años) o John Belushi (33 años), hasta River Phoenix (23 años) a mediados de los años 90. Mi generación, la de los primeros milennials tuvo su tragedia hoy hace 10 años, cuando nos enteramos de que uno de los mejores actores de su generación, Heath Ledger, había muerto a los 28 años.




Heathcliff Andrew Ledger había nacido en Perth, Australia Occidental, el 4 de abril de 1979. Ya desde muye temprano se percibe su vocación interpretativa, al interpretar el papel de Peter Pan en una función escolar a los 10 años. Poco después, su hermana Kate, que quería ser actriz, lo convence para dedicarse a la interpretación. Así, nada más graduarse, a los 17 años, comienza a trabajar en series televisivas en su Australia natal, debutando en cine en 1997 en un breve papel en el thriler de surferos “Black rock”. Pero su salto a la fama llegará en 1999, protagonizando (junto a unos también emergentes Julia Stiles y Joseph Gordon Levitt) la adaptación actualizada de la obra de William Shakespeare “La fierecilla domada” en la genial “10 razones para odiarte”, en la que nos deleita con esta genial interpretación de la mítica “Can’t take my eyes off of you”:

En 2000, ya instalado en Hollywood, interpreta al hijo mayor de Mel Gibson en la cinta bélica “El Patriota”, en la que tiene un trágico final frente al villanísimo Jason Isaacs:

En 2001 su lugar en Hollywood se va afianzando. Interpreta un papel bastante breve en “Monster’s ball”, como el sufridor hijo de Billy Bob Thorton, en un papel en el que ya apunta maneras (en mi opinión, es lo mejor de la peli):

Y, aunque interpretativamente no le aporte gran cosa, lo que le lanzará definitivamente al estrellato será protagonizar “Destino de caballero”, de Brian Helgeland, parodia medieval transformada en film de culto:

En 2002 protagoniza la nueva adaptación del clásico “Las cuatro plumas”, interpretando al soldado acusado de cobardía por sus compañeros durante la guerra de Sudán, que finalmente irá a rescatar a cada uno de ellos. Comparte pantalla con Kate Hudson y con la estrella del momento, Wes Bentley; aunque la película pasara inadvertida, lo cierto es que ambos tienen un interesante duelo interpretativo. Todavía nadie se toma en serio a Heath Ledger, pero viendo esta película de nuevo está claro que nos equivocábamos:

Quizá unas malas elecciones le llevaron a retrasar su definitiva consagración. Y es que en 2003 intenta repetir el éxito de “Destino de caballero” repitiendo con el mismo equipo en “Devorador de pecados, pero nadie recuerda esta película. Protagoniza además la historia del bandido australiano “Ned Kelly” junto a Orlando Bloom, Naomi Watts y Geoffrey Rush:

Durante el rodaje comienza un romance con Naomi Watts (que es 11 años mayor que él) que dura de 2002 a 2004.

En 2004 no estrena nada, pero en 2005 estrena 4 películas. La primera, “Los amos de Dogtonw”, es una película menor sobre skaters. Mucho más interesante está en “Casanova”, de Lasse Hallström, versión cómica del mítico conquistador veneciano en la que deja a la altura del polvo a un exageradísimo Jeremy Irons:

Protagoniza también junto a Matt Damon “El secreto de los hermanos Grimm”, comedia fantástica dirigida por el excéntrico Terry Gilliam:

Pero su prueba de fuego vendrá al sustituir a Wes Bentley en “Brokeback mountain”, de Ang Lee, en la que vive un romance con Jake Gyllenhaal. Todo el mundo da por sentando que Gyllenhaal va a estar espléndido, pero la duda es si Heath Ledger conseguirá estar a la altura de una película llamada a arrasar en los Oscars:

Ledger sorprende con una interpretación delicada y sensible, inédita hasta entonces en él. Actor de enorme talento natural, siempre buscando nuevos retos, es con esta película que confirma que es uno de los grandes. Sí, Jake Gyllenhaal se lleva la segura nominación al Oscar como mejor secundario, pero Heath no se queda atrás y consigue la nominación como protagonista, si bien ambos se van de vacío. Pero ahora por lo menos tanto público como crítica empiezan a tomárselo en serio, y no sólo como un actor solvente en comedia.

Durante el rodaje de “Brokeback mountain” comienza una relación con Michelle Williams, que interpreta a su esposa, con quien en 2005 tiene una hija llamada Matila Rose. La relación durará hasta 2007.

Pero su carrera no será especialmente destacada en los próximos años. En 2007 protagoniza “Candy”, drama sobre drogas, y en 2007 participa en la coral “I’m not there”, de Todd Haynes, en la que numerosos actores interpretan cada uno su versión de Bob Dylan:

Por eso, sorprende que Christopher Nolan lo seleccione para interpretar al Jocker en la segunda parte de su trilogía sobre Batman, “El Caballero Oscuro”, para enfrentarse al super-héroe Christian Bale. Ledger huye del encasillamiento, y el papel le viene perfecto para explorar nuevas facetas interpretativas. El resultado es histórico (y me temo que Jared Leto debe odiarlo por ello):

Ningún villano de cualquier película de super-héroes le llega siquiera a la suela de los zapatos a su espectacular interpretación. Ahora sí, Heath Ledger es un actor unánimemente respetado y admirado por todos.

Su idea es debutar como director, pero entonces Terry Gilliam quiere repetir con el, y le pide protagonizar “El imaginario del doctor Parnassus”:

Pero Heath Ledger padece de insomnio desde años atrás, a causa probablemente de su hiperactividad interpretativa, y tiene que tomar medicación. Este problema se agudiza durante el rodaje de esta última película, siendo además las condiciones de rodaje especialmente duras. Y, desgraciadamente, el 22 de enero de 2008, encuentran su cuerpo inconsciente en un apartamento en Manhattan. Los sanitarios poco pueden hacer por él y lo declaran muerto al poco de llegar. La autopsia revelará que había muerto a causa de una sobredosis, aparentemente accidental, de fármacos de prescripción médica para dormir.

Sin terminar de rodar el film de Gilliam, el director decide que sean tres los actores que interpreten lo que queda de su papel: Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrel, en un homenaje por parte de los tres hacia el actor.

Cuando en 2008 se estrena “El caballero Oscuro”, su Jocker fascina, y se prevé cómo favorito de cara a los premios del próximo año. Ylas predicciones no se equivocaron:comienza ganando el Globo de Oro al mejor secundario, u sigue con el BAFTA y el premio del Sindicato de actores. tras esto, todos esperaban lo que sucedería en los Oscars. Y pasó lo que tenía que pasar: Heath Ledger, apenas un año después de morir, ganó el premio, siendo el segundo actor en conseguirlo a modo póstumo, después de Peter Finch:

No por esperado era menos merecido. Y es que el Jocker de Ledger es una de las mejores creaciones cinematográficas en lo que llevamos de milenio. Y eso nos hace lamentar más si cabe si temprana y trágica desaparición: ya fue una enorme conmoción cuando nos enteramos de la noticia, y ahora, con la perspectiva de los 10 años que han transcurrido, es si cabe más dolorosa, al darnos cuenta del impresionante talento que perdimos aquel aciago 22 de enero de 2008.



Premios Oscar 2015: comentarios e impresiones


Estos Premios Oscar 2015 son los primeros que veo en directo… y no, no me quedaba dormido, no. Me gustan las entregas de premios, y más cuando hablamos de los Oscars. Y disfruté como un enano, me llevé algunas gratas sorpresas y algunas decepciones ya sabidas. Así que voy a comentar unas cuantas cosas.




En la porra previa a la ceremonia, acerté 10 ganadores de estos Premios Oscar 2015. Y eso votando con la cabeza, que si hubiera votado a los que quería que ganaran, habría acertado alguno más. Lo cual en principio ya suena bien. Y hay que tener en cuenta que he visto todas las películas nominadas en las categorías principales (excepto ese Straight Outta Compton nominado a mejor Guión original).

El año pasado comencé a reconciliarme (a medias) con la academia: yo quería que ganara Boyhood y ganó Birdman, pero al menos mi admiradísimo Eddie Redmayne ganó como mejor actor. Este año ha habido cosas que no me han gustado, pero también suficientes alegrías para recuperar, al menos en parte, la fe en la academia.

Empezó la ceremonia con los premios a los guiones, y acerté los 2: original para Spotlight y adaptado para La gran apuesta, dos películas que me gustaron mucho, lo confieso. Muy interesantes ambas.

Pero me quedo con la sensación de que este año había poca calidad en las películas. De las 9 nominadas a mejor película, mi favorita era “El puente de los espías”, obra de Spielberg de estilo muy clásico… muy mío, vamos. Pero Spielberg no estaba nominado como director, lo que le restaba puntos, lo mismo que a “Marte” de Ridley Scott (que ya va siendo hora de que gane un Oscar). Ni Mad Max, ni El renacido (¿o es El revenido?), ni La habitación, ni Brooklyn me han gustado mucho, que digamos. No sé si había muchas mejores opciones para nominar, pero en general me parece un año más bien flojete.

Pero sonaba mucho “El renacido”. Por lo menos hasta que Mad Max empezó a llevarse los premios técnicos (en serio, ¿Mejor vestuario? Teniendo el magnífico vestuario de “La chica danesa”, ¿le damos mejor vestuario a una peli en la que apenas llevan ropa? No sé, igual no termino de entender el objetivo de este premio…). Pero yo ya lo dije: sin estar nominada a mejor guión (original o adaptado, la categoría que corresponda), una película no puede ganar a mejor película; si le falta la base, la película va a fallar. Y ni el guión de El renacido, ni el de Mad Max estaban nominados.

Banda sonora: es triste que Morricone se haya tenido que llevar el Oscar por una obra tan menor como la de “Los odiosos ocho”, muy lejos de sus mejores bandas sonoras (La misión, Los intocables de ElioTT Ness o las no nominadas siquiera Cinema Paradiso o Bulworth, todas maravillosas). Para mí, la mejor partitura del año era la de John Williams por Star Wars. Pero tenía que ganar Morricone, ya era hora. Y ahí estaba, sentado junto a Williams: dos abuelos que son lo máximo entre los compositores de cine, y que ya van buscando un sucesor digno… daba pena verles, aunque fue uno de los momentos más emotivos de la noche. Por cierto, que alguien me explique las nominaciones de Carter Burwell por Carlo y de Jóhann Jóhannsson por sicario; yo los sustituiría por las bandas sonoras de “La chica danesa” (Alexandre Desplat”) e “Inside Out” (Michael Giacchino), partituras mucho más interesantes… bueno, mejor dicho, compositores mucho más interesantes, quizá los más dignos sucesores de nuestros dos queridos abuelos.

Lo de canción, mejor lo ignoramos. Eso sí, que lo mejor de la noche fuera el discurso del vicepresidente Joe Biden que presentó la canción de Lady Gaga comienza a preocuparme… en los Goya también lo mejor fueron los momentos políticos… y estamos hablando de premios de cine, creo recordar… algo falla.

Emotivo fue también, obviamente, el In memoriam.

Paso a hablar del presentador. Chris Rock galleó en la gala más que y en todo un año (que ya es decir) y soltó como metralletas chistes sin gusto ni gracia. Y todo el rato dándole vueltas a la ausencia de nominaciones de negros… a ver, ¿priorizamos que haya negros entre los nominados, o premiar a los mejores? No voy a entrar en si había algún actor negro que debiera ser nominado (Will Smith desde luego que NO), sino en que se proteste porque no haya negros nominados. O que se diga que no se les ofrecen buenos papeles… no veo yo que Morgan Freeman, Samuel L. Jackson o Denzel Washington tengan problemas… claro, si eres un actor del “talento” de Chris Rock (o de Will Smith) a ver qué esperas… cansino el tema, en serio.

Pasamos a los intérpretes:

En las categorías de secundarios, las diferencias con respecto a los Globos de oro eran notables, entre otras cosas porque nominados en los globos a principales estaban en los Oscars como secundarios. Merecidísimo el premio de Alicia Vikander (ese lo acerté), aunque debería ser actriz principal. Y grata sorpresa la victoria, merecidísima de nuevo, de Mark Rylance por un papel super-contenido, lleno de matices, a años luz del favorito, Sylvester Stallone, correcto (que en él ya es mucho, vale) pero poco más en “Creed”. En eso, satisfecho.

Actor protagonista: era obvio que iba a ganar Leo. Y no me gusta. Me empecé a reconciliar con él en “El aviador”, me gustó mucho en “Infiltrados” y volví a no querer saber nada de él con “Revolutionary road”. Me parece sobrevaloradísimo. Y con un orgullo enorme, además. Claro que la competencia tampoco era brutal: no me gusta Michael Fassbender tampoco, ni me gustó Jobs;  Matt Damon es un buen actor, pero su papel en Marte no es para llevarse el Oscar. Me quedan un muy buen Bryan Cranston como Trumbo y mi favorito, Eddie Redmayne en La chica danesa, pero claro, Eddie ya ganó el año pasado… en la lista de nominados se echaba de menos a Johnny Depp (Black Mass, aunque la peli sea un tostón) y Tom Hanks (El puente de los espías).

Y la parte que más me preocupa, mejor actriz. Ganó Brie Larson, que está bien en “La habitación”, pero tampoco para entusiasmarme, desde luego. Pero pero es Saoirse Ronan en Brooklyn, y no hablemos de la sobrevaloradísima Jennifer Lawrence. Cate Blanchett tiene ya dos Oscars, no va a ganar tan pronto un tercero. Y Charlotte Rampling… ni estuvo nominada al globo de oro, por una peli que casi nadie ha visto (y en la que se podría discutir si está mejor ella o Tom Courteney), así que su nominación se puede entender de dos formas: o una recompensa por no haber sido nominada nunca, o que no había nadie más a quien nominar (si Rooney Mara y Alicia Vikander estaban como secundarias, me temo que la única opción alternativa sería Emily Blunt por Sicario, y eso ya suena a chiste). Y yo me pregunto: ¿dónde están esas grandes actrices que no han ganado nunca, como Glenn Close, Sigourney Weaver, Annette Bening, Michelle Pfeiffer, Kristin Scott-Thomas, Viola Davis, Naomi Watts, Amy Adams, Scarlett Johansson o Keira Knightley? O actrices ganadoras, como Nicole Kidman, Julia Roberts, Anne Hathaway, Natalie Portman, Catherine Zeta-Jones, Emma Thompson, Holly Hunter, Judi Dench, Helen Mirren (muy secundaria en Trumbo, como una excelente Hedda Hopper), Vanessa Redgrave, Maggie Smith… cualquiera de ellas, con un buen papel, habría tenido serias opciones de ganar, pero parece que este año no ha habido buenos papeles para las actrices. Protestamos porque a los negros no se les ofrecen buenos papeles, y me temo que quienes de verdad deberían quejarse son las actrices. Desolador panorama.

Mosqueo que Iñárritu haya vuelto a ganar como mejor director, dos años seguidos, igualando a John Ford y a Joseph Mankiewicz, cuando no les llega ni a la suela de los zapatos a cualquiera de los dos. Pero el chasco vino cuando la ganadora a mejor película fue… ¡Sorpresa! Spotlight. Yo había apostado por “La gran apuesta”, pero ambas me parecían buenas opciones. Y me alegré mucho con esta victoria.

Por cierto, como detalle curioso: hay un actor que aparece en 4 películas nominadas, Domhnall Gleeson: aparece en Star Wars, Brooklyn, Ex Machina y El renegado.

Poco más que añadir. Dejo un enlace con todos los nominados y ganadores de estos Premios Oscar 2015 (aunque se entreguen en 2016, son los premios a las películas de 2015, así que…). Ahora a esperar a los del año que viene… y recordemos que Scorsese estrena película… protagonizada por Liam Neeson. A ver si Liam tiene suerte y por fin se lleva la estatuilla que merece… y a ver si también la calidad de las películas es mejor, por cierto.