In Memoriam: John Hurt (27-01-2017)


Hay noticias que no por previsibles dejan de ser inesperadas. Sabíamos que John Hurt sufría cáncer de páncreas, pero la noticia su muerte sorprendía tanto por el hecho de que seguía trabajando como por pensarse que ese cáncer estaba superado.




Repasemos la trayectoria de John Hurt. Había nacido el 22 de enero de 1940 en Chesterfield, condado de Derbyshire, siendo su nombre completo John Vincent Hurt. Pese a que su madre había sido una actriz aficionada, su padre, pastor anglicano, impedía que el niño pudiera ir al cine, y cuando éste, en el colegio, se interesó por el teatro, decidió ser actor, se opuso a esta decisión convenciéndole de que se dedicara a ser maestro de arte. Tras diplomarse en arte, en 1960 consigue entrar en la Royal Academy of Dramatic Art, en la que estudiará dos años.

Su debut en el cine fue en 1962, en “El salvaje y la voluntad”, pero su primer papel relevante fue en 1966, cuando en “Un hombre para la eternidad” de Fred Zinnemann interpreta a Richard Rich, el joven que traiciona a Tomas Moro (interpretado por Paul Scofield) y se convierte en el gran villano de la historia, provocando su muerte:

John Hurt llama ya la atención con esta película, hasta el punto de que en 1969 es seleccionado por el director John Huston para protagonizar la comedia de aventuras “La horca puede esperar”, ambientada en la Escocia del siglo XIX, en la que interpreta a un desertor del ejército fugitivo buscando esquivar la pena de muerte:

En 1971 consigue su primera nominación al BAFTA, como mejor actor secundario, por “El estrangulador de Rillington Place”, en la que interpreta al vecino del asesino interpretado por Richard Attenborough:

No tardará mucho en ganar un BAFTA, pero será en la categoría de mejor actor de televisión por su interpretación del excéntrico escritor gay Quentin Crisp en “El funcionario desnudo”, en 1975:

En 1976 llegará uno de sus papeles más recordados, el del emperador Calígula en la serie “Yo, Claudio”, que protagonizaba Derek Jacobi:

No era John Hurt un actor que se conformara con personajes fáciles, desde luego.

En 1978 consigue su primera nominación al Oscar, como mejor actor secundario, por su papel en “El expreso de medianoche” de Alan Parker, como uno de los presos que acompañan al protagonista Brad Davis:

En 1979 le tenemos protagonizando la adaptación televisiva de la obra de Dostoievski “Crimen y castigo”:

Y ese mismo 1979 protagonizaría una de las escenas más desagradablemente famosas de la historia del cine en “Alien, el octavo pasajero”:

Su segunda y última nominación al Oscar (en este caso en la categoría de actor protagonista) llegará en 1980 protagonizando “El hombre elefante” de David Lynch, la historia de un hombre con la cara monstruosamente deformada exhibido como una atracción de feria:

Si bien no se lleva el Oscar, sí gana el BAFTA.

Su filmografía, realmente abundante, alcanza otro momento clave en 1984, con tres films destacables. Por un lado “Reto al destino”, en la que interpreta al jockey Bob Champion. Por otro tenemos “La venganza” de Stephen Frears, en la que interpreta a uno de los asesinos a sueldo contratados para secuestrar al mafioso Terence Stamp:

Y por otro protagoniza la adaptación de la novela de George Orwell “1984” de Michael Radford, interpretando a Winston Smith, el hombre que se revela frente a la opresiva sociedad que le rodea y que se tiene que enfrentar al cruel Richard Burton:

En 1985 pone su voz al villano de la película de animación de Disney “Taron y el caldero mágico”.

Su vida personal, en cambio, no pasaba su mejor momento. Había estado casado con la actriz Annette Robertson entre 1962 y 1964. Posteriormente, desde 1967 mantuvo una larga relación con la modelo francesa Marie-Lise Volpeliere-Pierrot, con quien planeaba casarse tras 15 años como pareja, pero en enero de 1983 mientras ambos montaban a caballo, ella tuvo un accidente y, tras pocas horas en coma, murió. En 1984 se casa con la actriz Donna Peacock, de quien se divorcia en 1990.

El motivo del divorcio fue la relación que él tenía con la asistente de producción Joan Dalton, a la que conoció durante el rodaje de “Escándalo” de Michael Caton-Jones, en 1989. Inmediatamente después del divorcio, John Hurt se casa con ella en enero de 1990 y a los pocos días nace su primer hijo, Sasha. En 1993 nacerá su otro hijo, Nick. La pareja se divorcia en 1996.

En 1990 recibe una nueva nominación al BAFTA, como mejor actor secundario, por su trabajo en “El prado” de Jim Sheridan, protagonizada por Richard Harris:

De entre muchos papeles en películas menores (y en general olvidables) se puede destacar su trabajo en 1995 en “Rob Roy”, de nuevo dirigida por Michael Caton-Jones, junto a Liam Neeson:

En 1997 tiene bastante éxito en el drama indie “Amor y muerte en Long island”, en la que interpreta a un extraño escritor, viudo, que se enamora  de un actor guaperas (el olvidado y olvidable Jason Priestley) al verle por error en una película y va en su busca:

En 1998 aparece junto a un joven Christian Bale en “Todos los animales pequeños”, interpretando de nuevo un personaje excéntrico:

En 2001, John Hurt participa en el rodaje de “Harry Potter y la piedra filosofal” interpretando a Garrick Ollivander, el hombre que le da la varita mágica a Harry (papel que repite en las dos últimas entregas de la saga en 2010 y 2011):

En 2004 participa en “Hellboy” de Guillermo del Toro, mientras en 2005 aparece en “Manderlay” de Lars von Trier. Ese mismo año interpreta al malvado dictador fascista de Gran Bretaña en “V de Vendetta”:

En 2005 se casa por última vez, con la productora Anwen Rees-Meyers.

En 2008 comienza a poner voz al Gran Dragón en la serie “Merlín”, además de aparecer en películas como “Los crímenes de Oxford” de Álex de la Iglesia junto a Elijah Wood:

Y participó también en la odiada secuela “Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal”:

En 2011 apareció en un pequeño papel en la magnífica “El topo”:

Y apareció también en “melancolía”, de nuevo dirigido por Lars von Trier.

En el año 2015 fue nombrado Caballero del Imperio Británico por la Reina Isabel II. Y en 2012 la academia de cine británico le concedió un BAFTA honorífico (ya hemos dicho que había ganado 2 previamente) pro su contribución al cine británico):

En junio de 2015 anunció que padecía cáncer de páncreas, pero no dejó de trabajar. Finalmente, el pasado 25 de enero, el actor que más veces ha muerto en pantalla moría también en la vida real, recién cumplidos los 77 años. Con varias películas pendientes de estreno (“Jackie” de Pablo Larraín, por ejemplo), se encontraba en pleno rodaje de “Darkest hour” de Joe Wright.

Una filmografía extensa no es sinónimo de buenos papeles, pero sin duda en la carrera de John Hurt, entre muchos papeles menores y olvidables, encontramos un buen puñado de interpretaciones memorables que permitirán que permanezca en la memoria de los cinéfilos.



Un comentario sobre “In Memoriam: John Hurt (27-01-2017)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.