In Memoriam: Olivia de Havilland (25-7-2020)

Hace más de 90 años llega el cine sonoro a Hollywood, iniciando un período de esplendor al que denominamos “Hollywood clásico” que duraría más de 20 años y nos dejaría grandes joyas cinematográficas y a muchos de los mejores intérpretes de la historia del cine. Una época de la que ya no queda nadie, tras la desaparición de quien hoy nos ocupa, la mítica Olivia de Havilland, que tenía ya la longeva edad de 104 años. 

El nombre completo de Olivia de Havilland era Olivia Mary de Havilland, y nació el 1 de julio de 1916 en Tokio. Su padre era profesor de inglés en Japón, y se había casado en 1914 con la actriz Lilian Fontaine. Olivia era, por nacimiento, ciudadana británica, la nacionalidad de sus padres. 15 meses después de nacer ella, nacería su hermana pequeña, la también actriz Joan Fontaine

En 1919, Lilian insiste en trasladarse a Gran Bretaña, en vista de los problemas de salud de las dos niñas. La primera etapa del viaje de regreso sería California, donde al final se instalan tras la enfermedad de Joan. Entonces su padre abandona a la familia y regresa a Japón, donde se casarña de nuevo. En 1925 Lilian se casará con el comercial George Milan Fontaine, hombre estricto con quien Olivia tendrá problemas en el futuro. 

Olivia de Havilland muestra talento artístico desde pequeña, si bien su intención es ser profesora de inglés. En 1933 debuta en el teatro, y un año después, interpretando a Puck en El sueño de una noche de verano, es descubierta por Max Reinhardt, quien le ofrece ser sustituta en el rol de Hermia en la gira que va a realizar, pero las dos actrices que van por delante suyo se retiran del proyecto, por lo que al final es ella quien lo interpretará. Y, cuando Reinhardt es contratado para dirigir una adaptación cinematográfica de la obra, de Havilland sigue siendo la escogida como Hermia. La vemos en una escena junto al Lysander de Dick Powell: 

 

La película, co-dirigida por William Dieterle, se estrenó en octubre de 1935 con poco éxito, aunque la crítica destacó la interpretación de de Havilland. Contratada por la Warner, rueda dos comedias menores, antes de ser contratada como la pareja de un entonces desconocido Errol Flynn en la aventura de capa y espada “El capitán Blood”, que dirige Michael Curtiz a mediados de 1935:

La película fue un enorme éxito que lanzará a la fama a sus dos protagonistas, que compartirán pantalla en varias ocasiones en los años siguientes. Pero el siguiente proyecto de Olivia de Havilland no será con Flynn, sino con una estrella consagrada, Fredric March, en el drama histórico “El caballero Adverse”, dirigida por Mervyn LeRoy y con u n reparto de lujo que incluye a Claude Rains, Gale Sondergaard (que se llevará el Oscar a mejor secundaria) o Edmund Gwenn, y en la que vuelve a interpretar el clásico papel de interés amoroso del héroe de la película:

Inmediatamente después, coincide de nuevo con Errol Flynn el el drama bélico “La carga de la brigada ligera”, ambientada en la guerra de Crimea y la desastrosa carga de la brigada ligera británica de 1854. Dirigida por Michael Curtiz y con una banda sonora de Max Steiner (en lugar de Erich Wolfgang Korngold, autor de las partituras de sus films previos), se trata de una de esas producciones con grandes repartos plagados de magníficos actores, que en este caso incluye a Donald Crisp, Patrick Knowles o un por entonces poco conocido David Niven:

Por aquella época, Olivia de Havilland estaba enamorada de Errol Flynn, pero cuando éste se le declaró, poco después del estreno de esta última película, ella le rechazó hasta que no se divorciara de su esposa Lili Damita, de quien estaba separado para aquella época. Poco después, Flynn se reconcilió con su esposa y el romance terminó. Algún tiempo después, Olivia tendrá otro romance con Howard Hughes. 

Las comedias que rueda en 1937 no añaden nada a su carrera, como tampoco lo hace la comedia que rueda en 1938 junto a Flynn, El hombre propone. Tendrá que volver a las aventuras históricas de capa y espada (sólo que ahora en Technicolor) con ese enorme éxito que será “Robin de los bosques”, dirigida por William Keighley y Michael Curtiz, en el que interpreta a la amada de Robin, Lady Marian, Robin es, obviamente, Errol Flynn, y en el reparto les acompañan Alan Hale, Patrick Knowles o los villanos habituales, Basil Rathbone y Claude Rains:

Hay películas que uno nunca se cansa de ver, y esta es una de ellas: las interpretaciones, la fotografía, la genial música de Korngold… poco más se puede pedir. 

1939 será el año de su despegue definitivo. Y lo comienza compartiendo de nuevo pantalla junto a Errol Flynn en el western “Dodge, ciudad sin ley”, en la que interpreta al interés romántico del héroe, en un principio hostil, tras la muerte de su hermano, para terminar a su lado apoyándolo en su terrible lucha contra la violencia en Dodge City:

En aquella época, todas las actrices se estaban peleando por protagonizar la que iba a ser la película del año, “Lo que el viento se llevó”. Olivia de Havilland, en cambio, quería interpretar a Melania Hamilton, la rival amorosa de Scarlett, la esposa de Ashley. Así que la actriz luchó para que la Warner la cediera a la productora de Selznick, y consigue el papel poco antes de comenzar el rodaje. ASí compartirá pantalla junto a la Scarlett de Vivien Leigh, el Rhett Butler de Clark Gable y el Ashley Wilkes de Leslie Howard:

Su Melania le trajo muy buenas críticas y le valió su primera nominación al Oscar, en este caso como actriz secundaria, si bien el premio se lo llevará su compañera de reparto Hattie McDaniel. 

Olivia de Havilland esperaba que el éxito de la película le sirviera para que la Warner le diera papeles protagonistas interesantes, pero se equivocó. Su siguiente papel sería como secundaria, la doncella de Isabel I de Inglaterra y su rival en el amor por el Conde de Essex en “La vida privada de Elizabeth y Essex”, drama histórico dirigido por Michael Curtiz y protagonizado por Bette Davis como Isabel y Errol Flynn como Essex, y con una sublime partitura de Korngold:

A continuación, la Warner cede a la actriz a la productora de Samuel Goldwin para protagonizar la comedia romántica británica, “Caballero y ladrón”, en la que no se siente cómoda. En 1940 repite junto a Errol Flynn en el western “Camino de Santa Fe”, pero será en 1941 cuando ambos rueden otra de sus más célebres películas, “Murieron con las botas puestas”, en la que Errol interpreta al famoso general Custer y su derrota y muerte en la batalla de Little Big Horn. La película fue dirigida por Raoul Walsh y cuenta con una magnífica banda sonora de Max Steiner:

Ese mismo año Olivia de Havilland tendrá un gran papel dramático en “Si no amaneciera”, drama en el que interpreta a una inocente americana que es seducida por un interesado europeo que quiere casarse con una americana para poder instalarse en el país. Protagonizada junto a un magnífico Charles Boyer, esta película le vale una segunda nominación al Oscar, esta vez como protagonista, si bien el premio se lo llevará su hermana, Joan Fontaine, aumentando así la rivalidad y la mala relación entre ambas. Por desgracia, no he encontrando en Youtuve ninguna escena de la película. 

Su filmografía en los siguientes años es poco interesante. Habría que destacar su trabajo en el drama “Como ella sola”, en el que comparte de nuevo pantalla junto a Bette Davis, y que dirige John Huston, con quien Olivia mantiene un romance:

En 1943 tiene problemas con su productora, la Warner, así que la denuncia. A raíz de ello, Olivia de Havilland no rodará ninguna película en dos años. Tras ganar el juicio, firma un contrato con la Paramount. Mientras tanto, ha estado visitando a los soldados americanos heridos durante la II Guerra Mundial. Mientras, el 26 de agosto de 1946, se casa con el veterano de guerra y escritor Marcus Goodrich, con quien tendrá a su hijo Benjamin en 1949. La pareja se divorcia en 1953. 

Su regreso al cine, en 1945, será con “La vida íntima de Julia Norris” (que se estrena en 1946), drama en el que interpreta a una mujer empeñada en recuperar al hijo que dio en adopción. Por esta película conseguirá su tercera nominación al Oscar, y esta vez se lo llevará. 

En 1946 rueda también el Thiller “A través del espejo”, y regresa a lo más alto en 1948 con “Nido de vívoras”, drama psicológico en el que Olivia de Havilland interpreta a una enferma mental internada en un sanatorio:

Por esta película conseguirá una nueva nominación al Oscar, la cuarta, superando así las 3 nominaciones de su hermana. 

Olivia de Havilland acude en Nueva York a una representación de la obra teatral de The heiress, de Ruth y Augustus Goetz. De inmediato se plantea interpretar el papel en cine, para lo que convence a William Wyler para dirigirla. Acompañada de un jovencito Montgomery Clift y del veterano Ralph Richardson como el estricto padre de la protagonista, su Catherine Sloper en “La heredera”, estrenada en 1949, es quizá su mejor papel:

Su magnífica interpretación no se quedará sin premiar: por esta película recibe su quinta (y última nominación) al Oscar, premio que gana por segunda vez:

Poco después, Olivia de Havilland se retira temporalmente del cine para criar a su hijo, recién nacido, además de para poder trabajar en teatro. Volverá al con en 1952, cuando, tras la retirada de George Cukor del proyecto de adaptar al cine la novela de Daphne du Maurier “Mi prima Rachel”, y sin conseguir a alguna de las primeras candidatas para el papel (Greta Garbo o Viviel Leigh), Henry Koster cuenta con ella como la misteriosa tía del protagonista, un recién llegado a Hollywood Richard Burton, de quien no sabemos si es buena o mala hasta el final:

La película es un considerable éxito, que lanza a la fama a Burton, pero la interpretación de Olivia de Havilland es más discutida. 

En 1953, Olivia de Havilland conoce en Cannes a Pierre Galante, editor periodístico, y comienzan una relación que termina en boda en 1955, seguido de lo cual la actriz se instala en París. 

Ese mismo año regresa al cine interpretando a la protagonista de “La Princesa de Eboli” sonoro fracaso, trabajando inmediatamente después en el drama médico “No serás un extraño”, acompañando a Robert Mitchum y Frank Sinatra

Tras trabajar en 1956 en la comedia romántica “La hija del embajador”, que no tiene éxito comercial, Olivia de Havilland se retira de nuevo para dar a luz a Gisèle, que nace en julio del mismo año. 

En 1958 vuelve a trabajar a las órdenes de Michael Curtiz, en este caso en un western, “El rebelde orgulloso”, en el que trabaja junto a Alan Ladd:

DE 1962 es el drama “Luz en la ciudad”, filmado en Italia:

El último papel relevante de Olivia de Havilland en cine será en 1964, cuando Robert Aldrich cuente con ella como compañera de reparto en su thiller “Canción de cuna para un cadáver”, en el que comparte también pantalla con Joseph Cotten. Este es quizá su mejor papel de “villana”:

La falta de papeles en cine obligan a Olivia de Havilland a trabajar en televisión. Trabaja todavía en algunas películas como secundaria de lujo, entre ellas “La Papisa Juana”, o en medio del reparto coral de “Aeropuerto 77”:

Su último appel cinematográfico será en “El quinto mosquetero”, de 1979, mientras en televisión continúa trabajando 10 años más, consiguiendo además un Globo de Oro por su actuación en la miniserie “Anastasia”, de 1986:

Su retirada definitiva de la actuación, en 1988, no impidió que sus apariciones públicas posteriores siguieran siendo muy celebradas, destacando en especial su participación en la entrega de los 75 premios Oscars, en 2003:

En años posteriores siguió recogiendo reconocimientos de diverso tipo, recordando a una de las últimas actrices que todavía sobrevivían de aquel Hollywood que iba desapareciendo por momentos. Su longevidad le permitió a Olivia de Havilland ser la última de ese grupo de supervivientes, hasta que el pasado 26 de julio nos dejaba a los 104 años. Y con ella se iba la última superviviente de esa edad de oro del cine que tanto añoramos los cinéfilos. 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.