“Libre” de Nino Bravo: la historia tras la canción


Hay canciones que se convierten en icónicas del cantante que las populariza. Este es, por ejemplo, el caso de la canción de Nino Bravo Libre, que nos ocupa hoy. Quizá por ello resulte curioso que no sea una de las canciones del valenciano que más me gustan (mis favoritas son “Un beso y una flor” y “Cartas amarillas”), aunque lo cierto es que es una canción de no empecé a valorar hasta que descubrí la historia que contaba.




Hacemos primero un poco de historia de la canción. Forma parte del cuarto disco que sacó el cantante, “Mi tierra” (que será otra de sus grandes canciones), el penúltimo de los que sacó y el último publicado en vida, en noviembre de 1972 (Nino Bravo murió el 16 de abril de 1973 en un fatídico accidente de tráfico, como es bien sabido). Pero la canción “Libre” fue inmediatamente popular, y pese al poco tiempo de vida que le quedaba a Nino Bravo, existen unas 6 grabaciones televisivas suyas cantándola, como esta de octubre de 1972 del programa “Luces en la noche”, que es cuando presenta la canción:

La canción permite a Nino Bravo lucir su vozarrón (aunque no tanto como en esas “Cartas amarillas” que, posiblemente, sea su canción más difícil… y si no me creéis, ¡intendad cantarla y luego me decís!). Y es que la canción había sido expresamente compuesta para él por José Luis Armenteros y Pablo Herrero, quienes habían sido guitarrista y teclista del grupo “Los relámpagos”, respectivamente,  y compositores de no pocos éxitos de grandes cantantes, como el famosos “Libertad sin ira” de Jarcha, el “Como una ola” de Rocío Jurado o de temas míticos de Fórmula V como “Eva María” o “Cuéntame”, además de ese otro gran éxito de Nino Bravo que fue (y sigue siendo) “Un beso y una flor” y la que será la canción que dé título a su último disco, “América, América”.

Por curioso que parezca, la canción no parece que tuviera problemas con la censura, y es que ni los compositores ni el propio Nino Bravo tuvieron ninguna intención política con esta canción. Pero en seguida se empezó a especular con una referencia real que habría inspirado esta canción. Y lo cierto es que si analizamos la historia y la comparamos con la letra de la canción, las similitudes son obvias…

Las referencias nos llevan a Peter Fechter, un berlinés que, el 17 de agosto de 1962, con 18 años de edad, intentó cruzar la frontera entre Berlín Oriental y Berlín Occidental atravesando ese ominoso muro que las autoridades orientales habían construido apenas un año atrás. En esos momentos se estaba construyendo un segundo muro paralelo, dejando entre medias una franja de tierra conocida como “corredor de la muerte” que tendría que atravesar, junto a su amigo Helmut Kulbeik, corriendo por el hasta un muro que podrían atravesar cerca de “Checkpoint Charlie”, el más famoso de los pasos fronterizos del muro.

Esperaron en un taller próximo al muro donde analizaron el movimiento de los policías orientales que impedían el paso al lado occidental para poder elegir el momento adecuado para cruzar. Corrieron por el corredor de la muerte, pero al ir a escalar el muro que les daba el paso definitivo al lado occidental, la Policía fronteriza de la Alemania Oriental disparó. Kulbeik pudo atravesar el muro, pero Fechter fue alcanzado en la pelvis y cayó de nuevo al corredor, donde agonizó durante una hora a la vista de miles de personas del sector occidental sin que nadie interviniera, hasta que murió desangrado (años después se demostraría que cualquier intervención habría sido en vano, porque la herida era mortal). Todos tenían miedo: los occidentales, porque eso suponía entrar en la zona oriental; los orientales, porque decían que días antes un policía oriental había muerto por otro del sector occidental. No será hasta la muerte del joven que, desde el sector oriental, entren en la zona para llevarse el cuerpo.

Las protestas desde el sector occidental fueron multitudinarias, pero de poco sirvió para aliviar la tensión entre los dos sectores. Y eso pese a la pésima imagen que el incidente daba de una ciudad occidental como Berlín. Desde entonces, Peter Fechter se convirtió en un símbolo, la primera y más famosa víctima del muro.

Las similitudes entre esta historia y la canción de Nino Bravo Libre son obvias: tiene casi 20 años (18 en concreto); está cansado de soñar, por lo que prefiere huir del Berlín Oriental hacia ese símbolo de la libertad que era el sector occidental; la alambrada (el muro” no puede detener sus ansias de volar, de huir, por lo que no duda en intentar cruzarlo; no escuchó la voz que le llamó, al no hacer caso a los policías que impedían el paso del muro; quedó tendido en el suelo al recibir el disparo; y aunque esas flores carmesí no brotaron sobre su pecho, sino sobre su pelvis, son una clara metáfora de las heridas de bala que recibió. Es evidente que la canción no sigue fielmente la historia de Peter Fechter, pero sí que lo usa como inspiración para contarnos la historia de un joven que sacrifica su vida intentando encontrar la libertada.

Así también se entiende mejor que la censura franquista no actuara, a que aunque el tema de la libertad era más que peliagudo, los malos serían los comunistas, esos “rojos” con los que Franco quería acabar. En todo caso, fuera o no fuera real esta referencia, ha servido para que recordemos más la figura de Peter Fechter.

Y esta canción de Nino Bravo Libre nos sirve para apreciar mejor a ese artista que nos dejó tan pronto y al que nunca lloraremos lo suficiente.



3 comentarios sobre ““Libre” de Nino Bravo: la historia tras la canción”

  1. Gran canción, con un gran fondo dramático.
    Que ganas de que se acaben tantas muertes inútiles y ya no se tengan que hacer canciones tan dolorosas. Aún así uno es capaz de dar la vida si supiera que le iban a dedicar una canción tan grandiosa.
    Un saludo a todos

  2. Nino Bravo era profundamente antifranquista y si bien se pudiera aceptar la hipótesis de que los autores la hubieran compuesto pensando en el joven asesinado, escuché en los años 70 que Bravo lo hizo pensando en una canción contra la dictadura.
    En el el gobierno de la dictadura de Franco se desató una controversia por la canción e incluso se pensó en censurarla.

  3. Quien grabo en el estudio el punteo final de la guitarra en la canción Libre de Nino Bravo?
    Realmente un genio… es tan dulce el sonido como agresivo en su interior… como que los dedos buscan librarse del escenario… corren y no se detienen pero llega el final disipándose en el tiempo…. extinguiéndose la vida…
    No se quien fue el guitarrista en la sala de grabaciones pero me gustaría saberlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.