Turismo en Salzburgo: Tras “Sonrisas y lágrimas”


Salzburgo, una de las ciudades más bellas de centroeuropa, famosa por sus iglesias barrocas y por ser la ciudad natal de Mozart. Sonrisas y lágrimas, mítica película (aunque horriblemente traducida al español del “The sound of music” original… no mejora tampoco la traducción en hispanoamérica como “La novicia rebelde”…) ganadora de 5 Oscars, entre ellos los de mejor película y director (para Robert Wise) y nominada a otros 5. Resulta una combinación más que atractiva… y más si tenemos en cuenta que la película no solo transcurre en Salzburgo, sino que fue en buena parte rodada en la ciudad o sus alrededores.




Vámonos, por tanto, de viaje a Salzburgo, esa ciudad de 150.000 habitantes situada a orillas del río Salzach a pocos km de la frontera con el Land alemán de Baviera. Visitaremos, por supuesto, los monumentos más atractivos de la ciudad (catedral, castillo, las dos casas-museo de Mozart…), pero vamos a intentar también visitar los lugares en los que fue rodada la película. Vaya por delante que yo sólo he podido visitar unos pocos, pero con la información necesaria es mucho más fácil poder realizar la ruta completa.

Vaya por delante que no todas las escenas de exteriores (las grabadas en estudio nos valen de poco, obviamente) se rodaron en la propia ciudad de Salzburgo. Así, por ejemplo, si queremos hacer un picnic en la mima zona en la que los protagonistas comienzan a cantar el famoso Do-Re-Mi, tendremos que ir a Werfen, un pueblo de 3.000 habitantes a orillas del Salzach, a unos 50 km de Salzburgo, en la carretera que nos llevará hasta Klagenfurt. La oficina de turismo de la ciudad ofrece información sobre la ruta a pie, de una hora de duración, conocida como “Kaisersteig”.

La escena que abre la película, esa en la que Julie Andrews canta “The sound of music” en la montaña, no fue rodada en Austria, sino en un pueblo fronterizo de Alemania, Marktschellenberg. Y la escena que cierra la película, con los Von Trapp huyendo por la montaña, fue rodada en la zona de Obersalzberg, también en la frontera con Austria.

Por último, tendremos que salir de Salzburgo si queremos visitar el lugar en el que se filmó la escena de la boda:

La escena fue rodada en la iglesia Sankt-Michael, perteneciente a la antigua abadía benedictina, unas basílica gótica tardía de finales del siglo XV con decoración barroca:

Para visitarla, tendremos que salir de Salzburgo y coger la carretera que va a Linz, y nos encontraremos con el pueblo de Mondsee (a orillas de un lago) a algo menos de 30 km de distancia.

Pero ahora nos vamos ya definitivamente a la propia ciudad de Salzburgo.

 Pero no vamos a empezar por el centro histórico, sino por las afueras. Así, al sureste del castillo de Salzburgo, que domina la ciudad sobre la colina, si cruzamos el Salzach, llegamos a la Villa Trapp. En este ligar no sé rodó ninguna escena de “Sonrisas y lágrimas”; esta fue la verdadera residencia de la familia Trapp (cuya historia, por otra parte, tampoco se parece mucho a la que cuenta la película). La villa es en la actualidad un hotel, pero todos los días a las 12 del mediodía se realizan visitas guiadas de 45 minutos, siempre bajo reserva. Dejo aquí el enlace de la página del hotel (sólo disponible en alemán e inglés).

Cruzamos de nuevo el río, y ahora vamos al Schloss Leopoldskron (también un hotel de lujo, desde 2014. No se puede visitar, pero quien quiera pagar unos 200 euros por persona y 2 noches, tiene un pack temático sobre la película). Aquí se rodaron varias escenas exteriores, las de la terraza junto al lago. Esta es una de ellas, quizá la más famosa:

Bueno, pues ahí tenéis una foto de uno de los caballos que franquean el acceso al lago, y el lago detrás (sacada de wikipedia, igual que otras fotos que aparecen en el post):

Ninguna escena de “Sonrisas y lágrimas” se rodó en el interior de este palacio, pero sí que es cierto que uno de los salones, el salón veneciano, fue usado como referente para el salón de baile, aunque el decorado de la película es mucho mayor que el original.

Aquí estaba también el “gazebo”, esa especie de pabellón octogonal, en el que transcurren las dos grandes escenas de amor de la película, la de Liesl y Rolf (canción Sixteen going on seventeen) y la de Maria y el capitán (canción Something good). En realidad la mayor parte de estas escenas fueron rodadas en estudio, pero el original era este. La gran afluencia turística provocó que al final este pabellón fuera trasladado al palacio Hellbrunn, que está a unos 4 km andando. A diferencia del anterior, este palacio sí se puede visitar.

A menos de dos Km de aquí, está el Palacio Frohnburg, actualmente una residencia de estudiantes, que se usó para ser las fachadas de la casa de los Trapp.

Y ahora ya nos vamos directos al casco histórico de la ciudad, hacia el norte.

Comenzamos nuestra visita en la Residenzplatz, con el lateral de la catedral de lado y frente a la fachada principal del Residenz, el palacio de los Príncipes-Arzobispos de la ciudad. En esta plaza se rodó la escena del anschluss, la anexión de Austria por parte de la Alemania Nazi. De hecho, es de la fachada de la Residenz de donde colgará la bandera nazi con la esvástica en la película.

IMG_20160707_170825

Desde aquí nos dirigimos hacia el sur, pasamos por delante de la fachada de la catedral y poco después nos encontramos con el recinto de la iglesia de Sankt-Peter. Podemos visitar la iglesia, así como las catacumbas, excavadas en la pared de la montaña en lugar de bajo el suelo, y donde están las tumbas de Nannerl Mozart (hermana de Wolfgang) y del compositor Michael Haydn, pero lo que nos importa es el cementerio que rodea a la iglesia. No me refiero a la multitud de cruces metálicas que llenan el suelo, sino a los pórticos de los muros:

IMG_20160707_170621

Esas tumbas adosadas a las paredes, esas verjas que cierran el acceso… ¿os suenan de algo? Pues bien, Robert Wise se inspiró en este cementerio para una de las últimas escenas de la película, la que transcurre en el cementerio del convento, cuando los Trapp se esconden tras las tumbas. Ese cementerio, obviamente, no existe, y los Trapp no tuvieron que esconderse, sino que con la excusa de una gira de conciertos pudieron huir a Estados Unidos vía Italia, pero no deja de ser un decorado magnífico el que se inventan para esta escena (por desgracia, no la encuentro en youtube).

Muy cerquita del cementerio podemos coger el funicular para subir al castillo. De lo contrario,la subida puede resultar bastante dura… Aprovechamos ya puestos para visitar el castillo, que no tiene ninguna relación con la película pero es muy interesante y además tiene unas magníficas vistas de la ciudad. Y, ahora, en lugar de bajar de nuevo en funicular, bajamos andando, pero en dirección este, de forma que en apenas 5 minutos llegamos a la abadía de Nonnberg, el lugar en el que fue monja Maria von Trapp (de soltera Maria Agusta Kutschera). Si no me equivoco, en el claustro de la abadía se rodaron algunas escenas… pero el claustro no se visita, solo se puede visitar la iglesia, de estilo románico y gótico, que tampoco aparece en la película.

Descendemos ahora al centro de la ciudad, y en 10 minutos estaremos de nuevo en la Residenzplatz. Podemos emular ciertas escenas de la película haciendo un recorrido en coche de caballos por la parte antigua de la ciudad, o subir al Mönchsbergaufzug, un ascensor con magníficas vistas de la ciudad. Pero ahora vamos a ir muy cerca de la iglesia Sankt-Peter, al Felsenreitschule, empleado como teatro durante el famoso Festival de Salzburgo:

¿Os resulta familiar? Pues aquí se rodó la que quizá sea mi escena favorita de Sonrisas y lágrimas, precisamente la del festival, con ese emocionante “Edelweiss”:

Y ahora nos dirigimos al puente más cercano para concluir nuestra visita al otro lado del Salzach. Pasaremos junto a una de las casas-museo de Mozart, y así llegamos al barroco Palacio de Mirabell. Se puede visitar el interior, pero a nosotros lo que nos interesa son los jardines exteriores. En concreto, por el final de esta escena:

La escena comienza en las montañas que mencioné al principio. Luego pasa al Mönchsbergauf, de ahí a la escena de las bicis que desconozco dónde es. Luego el coche de caballos por el centro, y de ahí a… ¿reconocéis estos sitios?

IMG_20160707_190627

IMG_20160707_191328

Venga, prometo que para la próxima vez intento convencer a algunos amigos para hacer el ganso y repetir el número musical (cantado en inglés, por favor).

Salzburgo tiene muchos atractivos, y requeriría mucho tiempo hablar de ellos (y verlos, cosa que yo apenas pude), pero hacer esta especie de ruta de “Sonrisas y lágrimas” no deja de tener un atractivo especial para los cinéfilos (por lo menos para los cursis a los que nos gusta), y además cumple una doble misión: por una parte, al estar allí viendo esos lugares, dices “Anda, yo esto lo conozco”; por otra, al volver, cuando vuelves a ver la película, dices “Anda, yo estuve ahí”. Interesante forma de recordarlo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.